¿Recuerdas dónde has estado?

Viajamos, nos movemos, consumimos huella de carbono… pero a veces miramos atrás y pensamos… ¿dónde estaba en agosto de 2012? Ahora mismo a mi me cuesta averiguar exactamente qué hacía o en qué país me encontraba y a veces solo mirando fotos y recordando algún post aquí o en facebook me puedo acordar del país o la zona.

Sin embargo, en su omnipresencia y control, Google nos puede dar una solución. Una herramienta que muchos no conocen pero que está ahí (para bien o para mal) es el “Location History”. Basándose en tu móvil, registros en google maps, en gmail o en cualquiera de sus servicios, son capaces de colocar en un mapa tiempo y localización de forma bastante precisa, incluso invasiva hasta cierto punto. En mi caso puedo ver cuándo estoy en casa, en qué momento voy al trabajo, qué hago al salir de la oficina o por dónde paso los fines de semana.

Por supuesto, permiten borrar todos estos datos, pero en ciertas ocasiones puede ser útil. Puedes ver tu propio histórico (con cuenta de google aquí: Google Location History.

Algunos ejemplos:

Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.04.59Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.06.51 Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.07.06

 

Lo único malo es que solo permite ver de 30 en 30 días por búsqueda, así que si quieres hacer varias a la vez toca ir mes a mes y luego juntarlo. Pero es algo!

Vuelta a Couch Surfing

Couchsurfing fue lo que hizo que Laura y yo nos conociéramos. Ha sido lo que ha hecho que viajáramos por medio mundo conociendo culturas locales y personas increibles. Nos ha creado amistades que han durado años y siguen durando y nos ha dado experiencias que difícilmente se podrían conseguir de otra manera. Estábamos tan agradecidos que decidimos dedicar nuestro tiempo a trabajar con ellos tanto en Estados Unidos como durante el viaje. Si bien técnicamente la herramienta (o la web) no era la mejor, era la comunidad la que brindaba todo su potencial. Varios millones de usuarios apasionadamente dedicados a hacerlo realidad. Voluntarios, embajadores, guías, traductores, etc. Sin embargo, como todo, tiene su final.

Muchos nos preguntan: ¿Cómo es que viajáis así a ciegas a casa de gente? o ¿Cómo es que dejáis entrar en vuestra casa a cualquier desconocido? La realidad es que hay todo un sistema donde puedes conocer a una persona bastante por el perfil que tiene. Así puedes elegir a alguien que se adecue más a tu perfil o a tus gustos, y después ir hablando con ellos por email hasta que decidas a ir a su casa (o aceptarle en la tuya). Las referencias de otros viajeros también ayudan mucho y hacen que el sistema sea bastante seguro y eficaz.

Sin embargo hace ya unos años, la compañía se convirtió en “for profit”. Apuntaron a un nuevo director que nunca en su vida había hecho couchsurfing y que nunca llegó a tener el contacto de verdad, e intentaron sacar beneficio de la empresa. Más de ocho millones de usuarios compartiendo experiencias, organizando actividades y colaborando con la comunidad empezaron a sufrir. Los colaboradores de toda la vida que habían dedicado cientos de horas a traducir, moderar y organizar actividades se sentían defraudados y su compromiso empezó a decaer.

A nuestra vuelta a Barcelona decidimos darle otra oportunidad. Ahora tenemos una casa grande y una habitación de invitados, por lo que es el cocktail perfecto para seguir viajando en nuestra propia casa y alojar gente de todo el mundo, que se añadirían a los cientos que ya alojamos antes de salir de viaje. Así que modificamos nuestro perfil y pusimos el estatos como “Maybe” (Quizás), ya que si pones tu perfil como “Si,  quiero alojar” se pueden recibir decenas de peticiones para un solo fin de semana, por lo que de esta manera se puede llegar a filtrar un poco.

El resultado ha sido bastante decepcionante. Por supuesto que antes había “freeloaders” o “jetas”, o incluso gente que lo utilizaba únicamente con fines “sexuales” (Fucksurfing decían algunos), pero no tantos como ahora. Hace años era normal recibir un 20 o 30% de peticiones sin ningún cariño, copiadas y pegadas que ni siquiera se habían mirado tu perfil para ver si podría ser interesante. Simplemente querían una cama gratis. Sin embargo en el periodo que llevamos probando el 97% de las peticiones recibidas (29 de 30) han sido absolutas aberraciones que ni me he molestado en contestar.

Es una técnica habitual en tu perfil, poner pequeñas palabras clave para que la persona lo mencione en su petición.  (Por ejemplo, podéis ver el mío: http://www.couchsurfing.org/people/sergiogh/) Además de escribir sobre lo que te gusta y tus intereses, pides al “surfer” que se lo curre un poco y te diga por qué específicamente le gustaría ir contigo y no solo por la cama gratis. ¿Trabajáis en el mismo entorno? ¿Has viajado por un país que el o ella quiere ir? ¿Tocáis el mismo instrumento? ¿Habláis el mismo dialecto chino? Lo que sea, pero que haya un nexo de unión.  Si esto no existe, puedes asumir que simplemente están buscando una forma gratuita de viajar.

Cuando nosotros viajábamos, hacer couchsurfing podía incluso ser más caro que ir a un hostal o hotel, y de hecho íbamos variándolo según nos apetecía. Es de buen invitado llevar un regalo al anfitrión y tener algunos detalles con ellos. Por ejemplo invitarlos a cenar, o prepararles una comida tradicional (ver nuestra colección de tortillas de patatas por el mundo). Esto en algunos países puede acabar siendo más caro que simplemente pagar un alojamiento.

¿Qué alternativas hay ahora? Exactamente igual, ninguna. De momento estamos probando otras redes de viajeros como bewelcome, pero no tienen la misma comunidad y cantidad de gente, incluso otras opciones como Airbnb (donde además de alojar a viajeros, te pagan). Por nuestra parte seguiremos viajando todo lo posible, de hecho en breve tenemos una escapada planificada donde haremos couchsurfing de forma intensiva. Dentro de la red con cientos de miles de freeloaders todavía es posible encontrar miembros de la vieja escuela, con alguna banderita en el perfil diciendo que fueron voluntarios, que fueron embajadores y organizaron cientos de reuniones, o que de verdad, de la buena, creyeron en un proyecto que está agonizando.

[lang_en]Iceland in Winter [/lang_en] [lang_es]Islandia en Invierno[/lang_es]

[lang_en]

There’s an island in the middle of the ocean, at such a high latitude that it should be covered by ice but it is not. This is because it has a ring of fire, vulcanos are still active, and a whole geothermal activity keeps the island warmer than it should be.

It has been said to have the entrance to Hell in nordic mythologies (in Sweden, they don’t say “go to hell”, instead they say “go to Hekla”!! Hekla is actually one of the vulcanos of Iceland), and also a direct way to the center of the Earth. It has inspired novels, like the famous book by Jules Verne “A jurney to the center of the earth”, and movies like “The island at the top of the world” by Walt Disney.

Because of its proximity to the North Pole, they spend some months in winter almost in complete dark, which creates an eerie atmosphere -perfect ground for ghosts, spirits, elves, trolls and other mythological creatures. On the other hand, in summer they have three months when the sun never sets, the so called “Midnight Sun”. Icelanders take these months as a perfect time to party the whole night long.

Iceland has indeed a lot to offer: from fiords, to glaciers, vulcanos and thermal waters, an iceberg lake, an incredible nature, cliffs and the famous northern lights, and all in area of 100.000 square kilometers and only 300.000 inhabitants to enjoy it.

It is definitely an adventure worth living, and we are going to tell you more about it in our next posts!

[/lang_en]
[lang_es]

Hay una isla en medio del océano, en latitudes tan altas que normalmente debería estar cubierta por hielo, sin embargo no es el caso. Esto es debido a su anillo de fuego, una serie de volcanes todavía activos que en conjunto con su actividad geotérmica mantiene a la isla en una temperatura más cálida de lo normal.

La mitología nórdica cree que alberga la entrada al infierno (en Suecia, no dicen “ir al infierno”, sino “ir a Hekla”!! Hekla es realmente uno de los volcanes de Islandia), y también se cree que tiene la entrada al centro de la tierra. Su orografía y mitología ha inspirado novelas, como el famoso libro de Julio Verne “Viaje al centro de la tierra”, y películas como “La isla del fin del mundo” de Walt Disney.

Debido a su proximidad al Polo Norte, Islandia pasa los meses de invierno casi en completa oscuridad, lo que crea una atmósfera misteriosa -terreno ideal para fantasmas, espíritus, duendes, trolls y otras criaturas mitológicas. Por otro lado, en verano disfrutan de tres meses donde el sol nunca se pone, el llamado “Sol de medianoche”. Los islandeses aprovechan estos meses para salir de fiesta toda la noche.

Islandia tiene mucho que ofrecer: desde fiordos, hasta glaciares, volcanes y aguas termales, un lago de icebergs, naturaleza increíble, acantilados y la famosa Aurora Boreal, todo en un área de 100.000 kilómetros cuadrados y únicamente 300.000 habitantes para disfrutarlo.

Definitivamente es una aventura que vale la pena vivir! Podréis leer más información al respecto en nuestros próximos posts.

[/lang_es]

Trucos para adelgazar

Personalmente nunca me ha importado mi peso, ni los abdominales que pueda marcar. Si que me ha importado la forma física. Ser capaz de correr para coger el autobús sin dejarme los pulmones por el camino, o jugar un partido de baloncesto sin tener que hacer cuarenta descansos.

Normalmente, en nuestro mundo de oficina y trabajo estresante, tenemos que ser capaces de buscar huecos para gimnasio o deportes, de forma que levantamos el culo de la silla del trabajo, del sofá o de la cama, lugares preferidos para nuestras posaderas. Mucha gente prefiere enfrentarse al problema del sobrepeso con dietas. La dieta del melón, la del melocotón, la dieta de la cerveza o la de la marihuana. Cada persona dirá que unas funcionan y otras no. Para mi hay una cosa clave: Cualquier dieta que te diga que no puedes comer algo que te apetece en el momento que te apetece, es una mierda. Comer es un placer y la vida son dos días, asi que venga ese chuletón de kilo!

¿Cómo podemos adelgazar entonces? No es ningún truco, sino propia experiencia, esta es la manera de

Adelgazar 20 kg en 6 meses

Toma ya, suena imposible, ¿verdad? Pregunten a mi madre o a mis amigos, que me vieron cuando salí de España y cuando volví hace ya un par de meses. Esta es mi historia:

Cuando salimos de España, en 2009 pesaba 90kg. Obeso diría el médico que se dedica a llamar gorda a la gente. Jornadas laborales de 12 horas sentado frente al ordenador. Sesiones de videojuegos y dinero suficiente como para tratarme correctamente en restaurantes y buena vida gastronómica.  No era la vida más saludable a nivel nutricional. Por si fuera poco nuestro primer destino fueron los Estados Unidos. En 3 meses pesaba entre 95 y 100 kg.

No se piense el astuto lector que durante 3 meses solamente pisé McDonalds y similares. Al contrario. Hacíamos ejercicio varias veces por semana, escalada, y nos movíamos por las colinas de San Francisco en bicicleta a cualquier sitio. Teníamos una dieta más o menos equilibrada (a excepción del bagel obligatorio para desayunar), y no nos pasábamos en cantidades. Es un problema del origen de los alimentos y la forma en que los tratan, que induce obesidad, sin necesidad de comida rápida.

Tras una breve estancia en Nueva Zelanda, llegamos por fin al sureste asiático donde iniciamos una dieta propia malaya. Arroces, fideos, pescado, y cantidades mucho menores. 4 meses después, viajando, buceando y comiendo alimentos locales y preparados a su manera pesaba 75kg (No tenía ese peso desde los 14 años). Por supuesto que de vez en cuando nos dábamos caprichos. Preparábamos tortillas de patata, íbamos a restaurantes, o hamburguesas de vez en cuando. Pero la dieta general, era la asiática, combinada con una vida libre de estrés, felicidad y movimiento.

En general, estos son los trucos para adelgazar que podemos lanzar desde aquí:

  • Viaja, muévete, y come local (salvo si estás en paises desarrollados).
  • Líbrate del estrés
  • Haz un deporte que de verdad te guste y disfrutes (no ir al gimnasio). Escalada, biciturismo, buceo, etc.
  • Tírate 4 meses por asia comiendo noodles y arroz en sus cantidades. Será suficiente para mantenerte y bajarás mucho peso.
  • Reduce la cerveza. Lo se, esto es el punto más difícil.
Vamos, que al final es una cuestión de moverse y ser feliz, como hemos ido diciendo en este blog desde hace ya unos años!
NOTA: Tras volver a Valladolid y estar 15 días en casa gané 5 kg.

Los 10 mitos de viajar por largas temporadas

Cuando alguien decide dejar su vida “normal”, segura y pausada por un tiempo para conocer el mundo, suele haber bastantes detractores. Gente con energía negativa que por miedo o envidia, proyecta sus preocupaciones sobre el viajero, y crea los llamados “peligros de viajar”, siempre y cuándo esto sea fuera de paquetes organizados a resorts de ganado. Esto ha creado los mitos del viaje que resumimos a continuación.

  • Viajar es caro: Y comer también. No es lo mismo cenar en un restaurante de 5 tenedores, que comprar en el mercadona y preparar pasta con tomate. No es lo mismo viajar por Australia en hoteles, que saltar de guesthouse en guesthouse por Asia. Viajar es caro si lo queremos hacer caro, y es barato si lo queremos hacer barato. Todo depende de nuestro estilo de viaje y de qué comodidades estemos dispuestos a prescindir.
  • Hace falta tener mucho dinero ahorrado: Pues depende de cuánto tiempo queramos viajar, y de si estamos dispuestos a pringarnos en trabajos durante el viaje. Es posible trabajar en bares, recoger fruta, ayudar en negocios locales por un pequeño salario y manutención en prácticamente cualquier país. Gente que ha salido con 100€ en el bolsillo de su país lleva años viajando de forma nómada, ahorrando para comprar el siguiente billete de avión y mantenerse en la carretera.
  • Viajar es peligroso: Hay destinos que efectivamente, pueden llegar a ser peligrosos, pero no mucho más que nuestra España natal. El índice de robos, incluso de ataques violentos y con intimidación es muy superior en ciudades como Madrid o Barcelona que en las capitales asiáticas. En sudamérica también se escuchan problemas. Pero supongo que nadie se le ocurre meterse solo por caminos oscuros que no conoce, ni en Madrid, ni en Quito. Si uno tiene sentido común, y tiene cuidado de sus cosas, la seguridad no es un problema.
  • No volverás a encontrar trabajo: Algunos dicen: si tienes un año de agujero en tu curriculum, en el que no has hecho nada, todos los entrevistadores te preguntarán qué ha pasado, y en cuanto sepan que has estado “de vacaciones” por ahí durante un año (o más), tus posibilidades de contratación se reducirán. MENTIRA: Una persona que ha estado viajando por el mundo ha conseguido tener una perspectiva que es un valor importantísimo para muchas empresas. Aquella para la que esto sea un problema, probablemente sea mejor no trabajar para ella.
  • Viajar es huir: Muchos consideran que aquellos que viajamos por largas temporadas estamos “huyendo” de algo. De un trabajo, una relación o simplemente un mundo que no nos gusta. Si bien esto puede ser cierto no es la razón en la mayoría de las ocasiones. Es muy distinto querer huir de querer conocer otras perspectivas, mirar desde otros prismas, ver otras formas de vivir la vida, etc.
  • En España ya se vive muy bien, no hay nada como el hogar: Es cierto que la calidad de vida en españa es muy elevada, pero también es cierto que no tenemos de todo. Además no estamos hablando de abandonar el país, sino de conocer cosas nuevas para poder aplicarlas de vuelta a casa. Por otra parte, la situación actual hace que el nivel de vida acomodado esté cada vez más en duda, por tanto ¿Para qué quedarse en casa esperando a ser despedido, o en la cola del paro cuando podemos estar dando vueltas por ahí?
  • Viajar de mochilero es difícil: Más difícil es sobrevivir en un trabajo hoy en día. Con la cantidad de recursos e información que hay por ahí distribuida, preparar un viaje de estas características es la mar de fácil. Ya no es solo tener una lonely planet o similares a mano, sino conocer a otros viajeros que nos den trucos, buscar por internet, leer libros, etc. Viajar por poco dinero es mucho más fácil de lo que parece, y hay miles de personas de todas las edades y países que lo hacen. Y si tienes dudas siempre puedes contratar una consultoría de viajes.
  • Para viajar hace falta saber mucho inglés. Mentira. En la mayoría de países nuestro inglés chapucero español será superior al que hablen localmente. Y si no nos entendemos tenemos las manos y los pies, dibujos y cualquier otra herramienta a mano. Cuando hay buen corazón hay entendimiento.
  • Ya estoy muy mayor para salir de viaje: No hay edades para esto, ni limitaciones. Puedes tener 19 o 89 años y estar dando vueltas por el mundo. Tu estado de salud simplemente limitará las actividades que realizarás pero los límites los pone tu cabeza. Durante nuestros viajes hemos encontrado gente muy jóven y gente muy mayor. Parejas con niños y divorciados/as con hijos. Niños de meses, pocos años y adolescentes. No hay edades para viajar, y de hecho tener una pensión es uno de los mejores recursos para mantenerse en ruta!
  • Para viajar hace falta tener pelotas: Bueno, esto no es un mito, es realidad. Hace falta coger el toro por los cuernos y ser capaz de dejar atrás cosas que echaremos de menos más adelante. Es necesario ser valiente y dar el primer paso, como decía Bilbo Baggins.

En nuestro país, todavía tenemos una mente demasiado crítica respecto a viajar por largas temporadas. Somos demasiado conservadores, y todo lo que tenga que ver con “no tener una residencia estable” es tabú. Vivimos para tener una hipoteca y para salir de nuestra casa y trabajo lo menos posible. En otros paises europeos, no solo está bien visto sino que además se favorece que los jóvenes viajen. Antes de ir a la universidad, después, e incluso “gap years” en el trabajo. Para cambiar de aires, conocer otras culturas, y empaparse de ideas que luego se puedan aplicar a nuestra realidad.

Solo hay una forma de cambiar esto, y es empezando por nosotros mismos. ¿Qué más mitos añadiríais?