Penang y Langkawi

Penang (10 de 34)

Y llegó la última parte del viaje en conjunto con Edu, Vane y Domenec. Después de ver la cultural Melaka, pasar por grandes ciudades como Kuala Lumpur o Singapur, y atravesar las montañas de Cameron Highlands, ya tocaba un poco de playa, así que nos dirigimos al noreste de Malasia, donde pasaríamos 3 días en Penang y otros 4 en Langkawi.

La ciudad principal de Penang, Georgetown, tiene también mucha historia, y de hecho, también es una de las ciudades patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde 2009. Esta isla fue tomada por los británicos en su control del estrecho de Melaka, y ahi construyeron uno de los fuertes más emblemáticos, el fuerte de Cornwallis. Que si bien estratégicamente no daba la talla, y no tuvo que librar ni una sola batalla, ha servido como herencia del tiempo colonialista. Al igual que el resto de construcciones de la ciudad, que mantienen un tufillo europeo que se nota mucho.

Penang (28 de 34)Y es que Malasia es un país muy curioso. Cada una de las regiones se puede regir por leyes musulmanas o británicas. Siendo obviamente las británicas mucho más laxas. Ahi no acaban las cosas. El país es un estado federal en toda regla, donde cada uno de sus 13 estados y 3 territorios federales. Algunos con reyes electos, otros con sultanes y al menos uno con un Raja. Vaya, que es ¡como tener 16 paises en uno! Eso si, estos reyes no tienen ningún poder real

Como ya ocurrió en Fiji hace tiempo, los británicos hicieron uso de su compañía de las indias, y también trajeron mano de obra barata a Malasia, país con gran riqueza de recursos. Esto hizo toda la mezcolanza de culturas y etnias que hoy viven en este país. Sobre todo chinos, malayos e indios. Sin embargo, Penang al contrario que el resto de Malasia tiene una gran mayoría china, lo cual se nota en sus templos, leyes y economía.

Tras recorrer algunos de los puntos más importantes de Georgetown, cogimos un ferry en dirección a Langkawi, una isla mucho más pequeña que Penang (pero aun así muchísimo más grande que las Perhentian Islands). Esta es una isla famosa por ser uno de los principales destinos de vacaciones de Arabia Saudí, lo cual se nota en los burkas y velos que ocultan mucho más que en las mujeres malayas.

Esta isla es también famosa por la leyenda de Mahsuri, una mujer acusada (aparentemente de forma injusta) de adulterio, y que fue ejecutada en público. Justo antes de morir, y al demostrar su inocencia al salir sangre blanca de su herida, profirió una maldición que daría siete generaciones de mala suerte para sus habitantes. Curiosamente los años siguientes estuvieron llenos de invasiones y guerra para la región y justo cuando terminaba el periodo de la maldición ha sido cuando la prosperidad turística de la isla ha empezado a crear riqueza.

Langkawi (4 de 24)Las atracciones de esta isla son muchas y variadas. Encontramos picos de más de 700m a los que se puede subir con un teleférico, o inmensas playas de las que disfrutar de aguas no-tan-cristalinas. La oferta es además muy variada. Desde caros hoteles – boutique, hasta guesthouses donde dormir por cuatro duros (que es, donde estuvimos nosotros, claro). Quizá una de las atracciones a destacar, es el parque de las 7 pozas con su cascada. Aunque hay que subir unas cuantas escaleras, el esfuerzo merece la pena, pudiéndo bañarse en estupendas pozas de agua dulce, y utilizar las rocas como togobanes improvisados.

Otra de las posibilidades de Langkawi es el buceo. La isla en general no tiene nada de interés, por lo que todos los tours te llevan a Pulau Payar, una isla al sur, entre Penang y Langkawi. Es una isla muy pequeña, convertida en parque marino donde no hay alojamientos, por lo que todos los tours son de un día, tanto para ver la isla, hacer snorkel o buceo. Sin embargo todo el coral está casi muerto y la fauna del lugar ha disminuido muchísimo, por lo que por el precio que ofrecen (similar al de España), merece más la pena ir a otros sitios como Tioman o Perhentian.

Langkawi (1 de 24)

Una buena idea es alquilar un coche y recorrer la isla de un lado a otro. En un día se pueden vistar los lugares más importantes, y pasar tanto por Kuah, la ciudad donde está el Jetty, como por Pantai Cenang, uno de los destinos más comunes de la isla.

En fin, un lugar más para visitar en Malasia, aunque nosotros personalmente recomendamos más las Perhentian!

Georgetown, Melaka y el Feng Shui

Melaka (3 de 6)Ya comentamos en un post anterior la variedad cultural que posee Melaka, ahora queremos transmitir cómo influye esa multiculturalidad en la vida de sus habitantes, mediante sus construcciones arquitectónicas. Las Shophouses, o “casas-tienda” tradicionales chinas de Melaka y Georgetown (Penang), son las construcciones que la UNESCO ha decidido preservar por su valor histórico y cultural.

En la cultura malaya, china e hindú los elementos básicos, agua, aire, fuego y tierra, generalmente están unidos a conceptos de creación y estilos vida, entre otros. Ello hace que los diseños de las Shophouses  armonicen dichos elementos: el calor, la luz, el agua y la corriente de aire, para minimizar los efectos del clima tropical, a la vez que crear un espacio agradable y saludable para sus habitantes.

Esta arquitectura está basada en el arte de Feng-Shui, que literalmente significa “viento y agua”. El Feng-Shui es un sistema ancestral  de origen chino, que pretende utilizar las leyes del cielo (astronomía) y la tierra (geografía) para ayudar a mejorar la vida, recibiendo “Qí” positivo. El “Qí” es un principio activo que forma parte de todo ser vivo. El término es similar al concepto occidental de “energía vital”. De acuerdo a la medicina tradicional china, el “Qí” es una energía que fluye continuamente por la Naturaleza, y la interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos y psicológicos. Las Shophouses se construyeron en base a esta tradición.

Melaka (5 de 6)

Estas casas son características en pueblos y ciudades de Asia en los siglos XIX y XX, y se utilizaban bien como residencia, o más comúnmente para englobar negocio o tienda (en la planta baja) y residencia (en la planta superior). Este sistema de vida y trabajo se utilizaba principalmente para comercios familiares a pequeña escala, en los cuales se vivía y trabajaba en el mismo edificio. Ello resultaba conveniente en cuanto a costes, a la vez que garantizaba cierta seguridad ante robos. La construcción vendría a ser del estilo a las casas pareadas: están construidas en filas, y cada casa se separa de la siguiente por una pared más gruesa de separación. Su altura es de 2 ó 3 pisos máximo, y son de forma estrecha y alargada. La fachada tradicionalmente está constituida por una puerta de madera flanqueada por dos ventanas una a cada lado en la planta baja, y dos ventanas con portones de madera, en la planta superior.

Melaka (6 de 6)Estas casas potencian que agua y aire fluyan. Los tejados, reclinados con tejas de cerámica en forma de U, ayudan a que el agua de la lluvia fluya y refresque el aire del interior de la casa. Las tejas están superpuestas para permitir que el calor salga de la casa, y los techos son altos para permitir mejor circulación del aire. Mediante la creación de patios internos se ilumina el interior de la casa de una forma natural, a la vez que permite la entrada del agua de lluvia, para que refresque el ambiente, y mejore ventilación para la cocina y el baño. Estos patios solían utilizarse como jardines interiores.
El suelo de la planta baja se recubre de baldosas de cerámica decoradas con formas geométricas, creando un suelo fresco para caminar sobre el (a tener en cuenta que en Asia en general, los zapatos se dejan en la entrada de cualquier edificio, por tanto en el interior de la casa se camina descalzo).

Melaka (2 de 6)El piso de arriba sobresale unos metros por delante de la casa, en general utilizado como terraza, y creando así un porche en la planta baja. Este espacio se suele utilizar como paso para transeúntes, protegiéndolos de la lluvia y del sol, o como terracota para eventos sociales.

En la actualidad estas casas se han renovado casi al completo en Melaka, y parcialmente en Georgetown, y se utilizan como tiendas y restaurantes. En casi todas ellas permiten entrar y ver la construcción interior, incluso algunas de ellas se han convertido en un museo donde te explican todos los conceptos de la arquitectura y su historia.

La dura vida de las islas

Bueno, después de unas cuantas semanas, por fin hemos sacado tiempo para publicar el video sobre nuestra vida en las islas.

Un ejemplo de la vida que hemos llevado, sobre todo las últimas semanas. Trabajando remotamente con el ordenador, dando cursos de buceo y haciéndo fiestas españolas y tortillas de patatas.

A disfrutar del video!

PD: Actualizado el video con una versión con el sonido corregido

Tailandia muy rápido muy rápido

Escribimos un post rápido para dar cuenta de nuestros últimos días, que han sido “de carretera”, aunque no tan estresantes como podría pensarse en un principio.

El día 14 salimos de Kuala Lumpur, donde estuvimos con nuestro amigo Daniel, en dirección a Hua Hin, donde pasamos varios días con gente de couchsurfing (Pink, Meredith, Jackie y Erin). Ahí estuvimos 3 días, para coger un autobús a Bangkok, e inmediatamente un tren hacia el norte, a Chiang Mai. El mismo 19, salimos de Chiang Mai para llegar a Chiang Rai, a unas tres horas de la anteior, más al norte del pais  y de donde cogeremos mañana otro autobús a Chiang Khong, la ciudad fronteriza para pasar a Laos.

Si, ha sido Tailandia de sur a norte en 5 días, pero ha merecido la pena (no pasa nada, en agosto volvemos, y con visado de 2 meses!).

¿Cómo funcionan los trenes por esta zona? Pues la verdad, no tienen nada que envidiar al sistema europeo. El transporte en tren es muy barato, seguro y eficiente (aunque es probable que hay algún retraso, asi que armaos de paciencia).

Por ejemplo, para ir desde Kuala Lumpur hasta Bangkok, hay dos opciones. Cruzar la frontera en Padang Besar, o en Buttersworth. En ambas ciudades hay que bajarse del tren, sellar la salida de Malasia (muy importante!), y sellar la entrada en Tailandia, para después coger el mismo tren (o otro) que nos lleva hasta Bangkok. En nuestro caso cogimos un tren nocturno desde Kuala Lumpur hasta Padang Besar. Estuvimos trabajando desde un cyber todo el día, y por la tarde cogimos otro tren nocturno hasta Hua Hin (a 3 horas al sur de Bangkok).

Los trenes son geniales. Si decidís coger primera clase, tendréis un compartimento de dos camas para vosotros solos. Con grifo, toallas y todas las comodidades. Si preferís la opción normal, segunda clase, veréis que todas las camas están dispuestas paralelas a lo largo del tren, sin separación por compartimentos, y cada cama tiene su propia cortina para crearte tu mini habitación. Veréis que las literas de abajo son ligeramente más caras que las superiores. Esto no es por el coñazo de tener que subir, sino porque las camas son bastante más anchas y cómodas, y merece la pena.

Para dentro de Malasia, podéis comprar los billetes online en la KTMB, para los trenes en Tailandia es un poco más complicado y lo suyo es comprarlos desde cualquier oficina, aunque podéis ver las rutas y precios en la web, State Railway of Thailand.
Recomiendo coger los billetes con 2 o 3 días de antelación para poder conseguir las literas de abajo, y si váis un grupo grande, poder estar juntos. Si lleváis objetos de valor, una red metálica para las mochilas no vendrá nada mal, y un antifaz para dormir y unos tapones os vendrán muy bien si sois de despertar fácil.

En fin, que estos trenes no tienen nada que envidiar a la renfe, a pesar de estar ahi desde la ocupación británica.

Los próximos 12 meses

Escribimos este artículo desde un hotelito en Kuala Lumpur. Nuestros últimos días han sido bastante estresantes, y no teníamos muy claro qué ibamos a hacer en los próximos meses, pero parece que ya tenemos definido un plan.

Después de disfrutar en Long Beach en Perhentian islands con Ángel, Millán, Miguel, Cristina, Laura y Raquel, y de hacerles bucear a todos, marchamos en barco hacia tierra firme. Ahí ellos, junto con Rubén, marcharon hacia Kota Bharu, y Laura y yo, cogimos un taxi a Tanah Merah, donde cogeríamos un tren camino a donde nos encontramos ahora.

Tenemos que decir que ahora mismo vamos ULTRA CARGADOS. Dos mochilas enormes de unos 25Kg, y una maleta de otros 30Kg con el equipo de buceo. Por suerte dejaremos todo esto aparcado aquí en Kuala Lumpur, y el viaje que iniciaremos será únicamente con dos mochilas pequeñas con lo justo. Ya tenemos planes para los próximos meses, y van a ser muy muy interesantes.

Estos son los planes:

Desde el 14 hasta el 20 de junio nos dedicaremos a subir por Tailandia hasta Chiang Mai, haciéndo una parada en Hua Hin para visitar a una amiga. No queremos dedicar mucho tiempo ya que en Tailandia ya hemos estado, las cosas están aun un poco moviditas, y volveremos por ahi.

El día 20 cruzaremos la frontera hacia Laos y estaremos 3 días haciéndo el Gibbon Experience, en la reserva natural de Bokeo. Estaremos hasta el día 8 de julio bajando hacia el sur de Laos, pasando por Luang Prabang, Vang Vieng y Vientianne, donde cogeremos un vuelo de vuelta con dirección a Singapur.

El día 9 de Julio, recogeremos a otro grupo de incautos que hemos conseguido convencer para venir al sureste. Edu, Pedro, Vane y Domenec conocerán Malasia de nuestra mano, y estaremos con ellos hasta casi el 30 de Julio. Pasaremos por las partes más interesantes de Malasia, algunas donde ya hemos estado y otras que Laura y yo todavía no conocemos.

Cuando les dejemos rumbo a Europa, nosotros volvemos a Tailandia, concretamente cerca de Chiang Mai, donde haremos un curso de meditación Vipassana, del 4 al 15 de agosto. ¿Qué es eso? Pues es un curso de meditación dónde, encerrados en un monasterio durante 11 días, hacemos voto de silencio, y nos levantamos a las 4 de la mañana para meditar. Objetivo: Hacer callar el yo interior que está continuamente pidiéndo cosas, y no nos deja escuchar lo que verdaderamente importa. (Para los que ya lo estáis pensando, SI, estaré 11 días sin conexión).

Una vez termine ese curso, aprovecharemos que estamos por la zona para hacer un curso de masaje tailandés de 1 semana, y un curso de cocina de un par de días, que seguro, nos será útil en el futuro (Y no esas tonterías de ingenierías que se hacen ahora).

Más o menos por esas fechas se nos acabará el visado, así que tendremos que cruzar la frontera de nuevo, esta vez a Cambodia, el día 1 de septiembre. Por allí estaremos hasta el 25 de septiembre, cuándo volveremos a Kuala Lumpur, durante al menos una semana para entre otras cosas renovar mi pasaporte.

y así, cerca del 15 de octubre (vuelo todavía sin confirmar), volar a Bali. Allí estaremos una semana, para inmediatamente volar a Labuan Bajo, donde Vivian, Filip y Kres nos esperan para hacer un crucero de buceo por las islas Komodo.

A partir de aquí no tenemos más planes. Iremos por Lombok, islas Gilli, después subiremos a Filipinas e intentaremos trabajar de instructores… pero nada cerrado aun. Solo una cosa: El 15 de febrero volamos desde Bali hasta Perth, y volvemos el 5 de mayo a Kuala Lumpur. Esperamos poder recorrer en esos casi 3 meses gran parte de Australia, comprando una furgoneta en la que comer, dormir y… disfrutar del viaje.

He aquí un dibujo de la locura de los próximos meses

South East Asia crazy tour

Vaya, que ahora ya no tenéis excusa para planificar vuestras próximas vacaciones!