Archive: Historia

Paseando por la Muralla China

Durante nuestra estancia en Pekín, no quise dejar escapar la posibilidad de ver en primera persona una de las 7 maravillas del mundo, la Gran Muralla China, que si bien no se ve desde el espacio, bien vale la pena recorrerla!

La muralla se empezó a construir hace unos 2000 años, durante la dinastía Qin, cuando China se unificó bajo el emperador Qin Shi Huang. Posteriormente se han ido construyendo partes de la muralla por reinados independientes y al recorrerla se pueden ver las diferencias de sus estructuras y estilos de construcción. Se construyó incialmente con fines defensivos, para evitar la entrada de los nómadas. Sus torres tienen el rol de fortaleza desde la que protejer la muralla y evitar el paso de invasores. Para su construcción fue necesaria a mano de obra de cientos de miles de obreros, la mayoría de ellos prisioneros políticos, y unos 10 años de trabajo bajo el mando del general Meng Tian. Dice la leyenda que en sus cimientos se encuentran huesos de obreros que murieron en la construcción.

Curiosamente la muralla nunca cumplió su fín, como impenetrable línea de defensa, ya que a menudo los soldados fueron persuadidos por sobornos. Sin embargo funcionó muy bien como autovía para el transporte de gente y bienes en una zona altamente montañosa. Desde sus torres además emitían señales de humo en caso de acercamiento de tropas enemigas, y el aviso llegaba hasta Pekín. Y en su lado Oeste, se unía con la ruta de la seda en Jiayuguan, entrada y salida al salvaje Oeste.

Durante la dinastía Ming se intentó reforzar la muralla, proyecto que duró unos 100 años y 60 millones cúbicos de ladrillos. Sin embargo tanto esfuerzo no való la pena, ya que aún así China fue invadida por las tropas de Manchú, imponiendo 250 años de soberanía extranjera en China.

Y eventualmente la muralla cayó en el olvido, hasta la actualidad, donde la muralla ha resurgido como centro turístico! Muchas de las zonas se encuentran semiderruidas o invadidas por la naturaleza, pero algunas otras han sido reconstruidas y habilitadas para visitas turísticas. La ciudad con mejores accesos para visitarla en Pekin, o pueblos de los alrededores.

Hay 3 zonas de visita famosas y oficialmente promovidas por el gobierno chino. La más popular, y por ende masificada, es Badaling, lugar al que acuden miles y miles de turistas chinos cada día. Es la zona de la muralla, que posee 70 kms de recorrido, que ha sido restaurada y decorada para mostrar lo que fue una vez. Es una zona relativamente plana y de fácil acceso.

Otra sección famosa es Juyongguan, a tan solo 50 kms de Pekín, reconstruida por la dinastía Ming en el siglo V, con zonas parcialmente reconstruidas. Esta zona es menos concurrida que la anterior, pero aún así muy turística.

Y finalmente Jinshanling, a 3,5hs de Pekin. Es una de las zonas más elevadas y apenas restaurada, donde hay incluso que escalar para seguir el recorrido de la muralla. De ahi que suelan llamar esta excursión “Trekking por la muralla” y sea bastante menos visitada que las anteriores. Posee 24 torres vigía, y es la vertiente más escarpada de la muralla -sólo algunos extranjeros aventureros de adentran a esta zona. Esta es la parte muralla que yo recorrí!

A las puertas de China

Nuestra ruta por China empezó en Hong Kong, parada obligatoria para hacer los visados y poder entrar en el continente.

Hong Kong es una ciudad que sorprende a primera vista, es asiática pero con rasgos muy británicos (por ej.los autobuses y tranvías son de dos plantas, al más puro estilo londinense). Y además están los rascacielos, todos apilotonados en un lado de la isla, con el Monte Victoria a sus espaldas.

Hong Kong se divide principalmente en 3 zonas:

La Hong Kong island, es la zona más rica a la vez que más cosmopolita; Fue la zona en la que se afincaron los colonos británicos. En la actualidad se pueden encontrar centros comerciales en cada esquina con todas las marcas de moda internacionales, además de joyerías y bancos. Es aquí donde la típica vida hongkongiana sucede, entre bancas de inversión y tiendas de lujo.

Kawloon, en la península, había sido tradicionalmente la zona “quiero y no puedo”. Toda la gente que no podía permitirse vivir en la isla, vivían en Kowloon. Sus calles estaban abarrotadas de tiendas baratas de fotografía y outlets de ropa. Pero como todo, Kawloon ha evolucionado, y se ha hecho su hueco en la sociedad Hongkongiana: su población es principalmente china, aunque en la actualidad hay mucho expatriado viviendo en esta zona, y sus tiendas empiezan a ser de diseño, todo el paseo marítimo ha sido tomado por tiendas Gucci, Cartier, etc., y en cada esquina se puede ver insignias Rolex y joyerías de lujo. Hasta el Sheraton ha puesto su ladrillo aquí.

Y los Nuevos Territorios, por detrás de Kawloon, son unas tierras que fueron cedidas a los británicos en un lease de 99 años para que se pudieran expandir, y finalmente cuando Hong Kong se independizó, estos terrirorios pasaron a formar parte de lo que es actualmente Hong Kong. Curiosamente durante la época de ocupación británica apenas se utilizaron estas tierras, ya que la gente tenía miedo de qué pasaría cuando acabara el lease de 99 años. Cuando finalmente fueron cedidas al nuevo estado de Hong Kong, la población ganó confianza y empezaron a construir.

Al visitante le sorprenderá la cantidad de luces y neones que hay por toda la ciudad, desde los múltiples carteles iluminados en las calles, hasta los edificios de la isla y Kawloon, con toda una coreografía de luces y color al más puro estilo Chino. Cada día a las 20h sucede un espectáculo de luces y sonido en la zona marítima de Kawloon, en la Avenue of the Stars (Avenida de las estrellas), donde los edificios de la isla se iluminan al son de la música. A nosotros nos gustó más las vistas al atardecer desde el Monte Victoria (The Peak), desde donde se puede observar toda la bahia.

Visitamos también el mercadillo nocturno de Temple St., en Kawloon, donde se puede encontrar una mezcla de productos artesanales asiáticos, junto con baratijas electrónicas chinas (linternillas, leds, ventiladores de mano, etc), ropa de marca y/o copias, y comida local.

Y tras este luminoso a la vez que consumista impass, nos adentramos en tierras Chinas! Próximas noticias desde Longyan, desde donde os explicaremos nuestras aventurillas por la provincia de Fujian.

En busca del tiburón Zorro!

Nuestro último destino en una ruta muy ajustada por Filipinas fue una isla de características paradisíacas situada al norte de Cebu, llamada Malapascua.

Esta isla, llamada en idioma tagalo Logon, debe su nombre actual a Magallanes: parece que la llegada de los Españoles a esta zona coincidió con el día de Navidad, y parece que además se encontraron con todo un temporal, probablemente algún ciclón. De ahí que re-bautizaran a la isla como Malapascua.

Si nos adentramos hacia el centro de la isla, encontraremos varios pueblos locales, de origen principalmente pesquero, con casas muy muy sencillas, tiendas de alimentación basicas, alguna escuela, y sorprendentemente canchas de baloncesto, deporte promovido por los americanos durante su ocupación filipina, y que en la actualidad se siguen utilizando por niños y jovenes.

La población local tradicionalmente se ha dedicado a la pesca, y el método principalmente utilizado era la dinamita, pero dado que sus fondos marinos son excepcionales, y que por ello muchos turistas vienen a Malapascua y se gastan mucho dinero en la isla, poco a poco se les ha conseguido concienciar en cuanto a sus hábitos de pesca. En la actualidad mucha gente trabaja en el sector de la hostelería y el buceo, lo que les permite tener unos ingresos superiores. Aún así, la población maapascuense, en términos generales es muy muy pobre (un salario medio local sería 8.000 pesos- unos 200$ aprox).

De cara al turismo, el atractivo principal de la isla son sus playas de arena blanca finísima, los arrecifes de coral donde se puede hacer snorkle en la orilla y muy buen buceo en los alrededores, y la tranquilidad que se respira en la isla.

Hace unos 15 años, una pareja occidental se estableció en la isla, y de forma casual encontró un sitio de buceo dónde un tipo de tiburón muy particular, el Thresher Shark (tiburón zorro), acude casi diáriamente. Se trata de una isla hundida que forma una meseta, en la cual se ha creado una estación de limpieza para peces y pelágicos. A este lugar acuden tanto los tiburones thresher como rayas manta. Y lo que empezó siendo un encuentro casual con estos tiburones, se ha convertido en la principal atracción de esta isla, donde muchísimos buceadores del mundo acuden a ver este animal tan raro a la vez que fascinante.

En la actualidad la isla cuenta con 8 centros de buceo, todos los guías son locales con mucha experiencia, y bucean tanto la inmersión del Thresher Shark (Monad Shoal), como los arrecifes alrededor de Malapascua, la isla Gato (con corales blandos excepcionales), y la isla Calanggaman; el pecio Dona Marylin, y lugares con una vida macro excepcional. Recomendamos particularmente la inmersión del Mandarin Fish a la puesta de sol en el sitio de buceo “Lighthouse“. Por nuestra experencia, podemos recomendar el centro de buceo Evolution, de calidad excelente, con guias muy competentes y precios razonables. Son los únicos que ofrecen buceo técnico.

Para más información:
Buceo en Malapascua
Evolution Dive Center

Nuestro recorrido por Filipinas, como habréis visto con cierta preferencia por lugares de buceo excepcionales ha sido el siguiente:

Buceando en la historia de la 2ª Guerra mundial

Son las 8 de la mañana del 24 de septiembre de 1944. La flota japonesa se encuentra atrincherada alrededor de la isla de Busuanga, en las Calamianes, al norte de Palawan, Filipinas, lugar que han utilizado durante bastante tiempo como centro de aprovisionamiento y punto de defensa de sus posiciones en el pacífico, evitando duramente el acercamiento americano a la tierra madre.

Tras Pearl Harbor prácticamente un año atrás y los continuos bombardeos americanos, las tropas japonesas estaban muy tocadas, y se hacía necesario establecer puntos de repostaje y abastecimiento.

Son las 8:30, mientras la flota Japonesa inicia sus maniobras matutinas, el USS Lexington, a más de 300 millas de distancia lanzaba 96 Grumman F6F Hellcat fighters y 22 bombarderos, armados hasta arriba con bombas y torpedos, sabiendo que solo tendrían la oportunidad de una pasada para acabar con todos los blancos posibles anclados alrededor de la isla de Corón.

seaplane tenderA las 9 de la mañana el primero en caer fue el Akitsushima Maru, uno de los famosos portahidroaviones que dieron tanta ventaja a los japoneses a lo largo del Pacífico. A pesar de estar armado con 3 grandes baterías antiaéreas, no fue rival para los hábiles bombarderos americanos y un torpedo agujereó el casco en babor, haciendo que la explosión hundiera el barco en muy poco tiempo, llevándose consigo a toda la tripulación.

El siguiente en caer fue el Okikawa Maru, carguero que transportaba el fuel para toda la armada. No fue difícil encender la mecha que hizo que el barco se quemara entero, aunque no fue hasta 16 días después que se hundiera un poco más al norte, cerca de la llamada “Black Island”, lugar donde se crea un embudo entre islas que provoca unas corrientes extremadamente fuertes.

Al otro lado del archipiélago, el otro grupo de cazas y bombarderos se hacían cargo del Olympia Maru, el Kogyo Maru, el Morazán Maru y el Irako, uno de los que más tiempo sobrevivió y más batalla presentó ante los americanos. Finalmente, uno de los barcos japoneses anclados en la parte noreste, confiado por su situación de ventaja por la bahía en la que se encontraba y la naturaleza montañosa de las islas, fue el último en caer, el Kyokuzan Maru.

Solo un pequeño petrolero de apoyo fue capaz de sobrevivir a duras penas y volver a Hong Kong, el Kamoi.

Son las 9 de la mañana, pero esta vez de Mayo del 2011. Los Filipinos dicen “Calmada” para referirse a una mar que parece un espejo, solo alterada por el movimiento de las “Bangkas”, las famosas barcazas con soportes usadas tanto en Indonesia como en Filipinas. El sol lleva levantado ya varias horas y nos encontramos a 31 metros de donde se encuentran los restos del Olympia Maru (antiguamente llamado por error Tangat Wreck), nosotros estamos por encima del agua, y él está por debajo, ligeramente inclinado hacia babor pero en una posición casi impecable, con el puente totalmente colapsado pero todas sus columnas y chimeneas en perfectas condiciones.

La profundidad hace que la inmersión no sea demasiado larga. A 31 metros de profundidad, y buscando nuestro camino entre los pasillos y camarotes interiores, por los que penetran rayos de luz la visión es espectacular. Todavía se pueden ver los agujeros causados por los proyectiles, y aunque todo el interior ha sido desvalijado, solo quedan algunos cascos de proyectiles, cuerdas, y la estructura del barco. Pero pasar por cada uno de los compartimentos es toda una experiencia.

Morazan MaruTras casi dos horas de espera en superficie, nos dirigimos hacia el Morazán Maru, que no consiguió su nombre real hasta el 2006, donde una ardua investigación siguió la pista a este carguero inglés, que trabajó rutas como transporte de bananas en sudamérica, y finalmente fue requisado por los japoneses para su servicio durante la guerra. En este caso el pecio se encuentra completamente tumbado sobre estribor, a 25 metros de profundidad, y la sensación de bucear entre sus pasillos con la orientación girada 90º es totalmente diferente.

Después de los barcos, nuestro nitrógeno en sangre ya estaba por las nubes, y nos apetecía bucear en un lugar más tranquilo que estos auténticos cementerios nipones, así que nos dirigimos al “Lago Barracuda”, una inmersión única en el mundo por sus formaciones y temperatura. Para llegar hay que cruzar a pie unos 100 metros de rocas escarpadas, para llegar a un lago interior dentro de la isla de Corón, formado por varios manantiales termales que juntan su agua con dos canales que comunican con el mar. Esto provoca un efecto único donde la capa superior es de agua dulce a unos 31-32º y la inferior de agua salada que llega hasta 38º en algunos puntos. Las formaciones escarpadas tienen un aspecto lunar, y el fondo está cubierto de un barro gelatinoso, formado por la descomposición de material orgánico durante cientos de años, en el que es posible meter el brazo entero (no sin algunos reparos).

Al día siguiente el mar nos regala otro día excepcional. Hoy es un día especial, ya que visitamos los famosos Akitsushima Wreck, y Okikawa Maru, dos de los pecios más alejados e interesantes del grupo de las Calamianes.

Akitsushima MaruAl llegar a los 35 metros, donde el Akitsushima se encuentra tumbado sobre estribor, es posible contemplar cómo el tanque donde se almacenaba el combustible de los hidroaviones está completamente reventado, cosa que hizo que el barco tardara minutos en tocar fondo tras el ataque americano. Penetramos el barco por la parte inferior a la grua y sus gigantes ruedas dentadas, y tras avanzar por varios pasillos llegamos a la zona de almacenaje, lugar donde miles de fusiliers, glassfish y pequeñas barracudas de cola amarilla han decidido crear su hogar, al refugio de corrientes y depredadores.
Este barco tiene algo especial: sus dos enormes plataformas dónde los cañones de 12,7cm se defendían de los Hellcats, el ascensor con el que subían la munición, la pista de lanzamiento de los hidroaviones y la cantidad de vida marina. Se puede bucear en los tres niveles del barco y es fácil perderse entre pasillos, camarotes y habitaciones. Sin duda es una inmersión memorable.

Okikawa MaruAlgo cansados, y tras una pequeña parada, nos dirigimos a explorar el que sería nuestro último pecio, y el más complicado. El Okikawa, que después de ir a la deriva durante varios días fue hundido en un segundo ataque 3 semanas después del principal, se hundió sobre 25 metros de agua, destrozando totalmente su proa, pero dejando un buceo de penetración excelente en su popa.
Tras un rápido descenso para no gastar mucha energía en la fuerte corriente que siempre atiza esta zona, llegamos a la zona donde se encontraba la hélice y que es un lugar perfecto para iniciar la penetración. Un pequeño hueco donde mis hombros caben a duras penas y la luz apenas entra, que llega a una pequeña sala de máquinas donde empieza lo bueno. Este carguero de combustible tiene un montón de pequeñas cámaras, pasillos estrechos, y 6 compartimentos enormes que debían haber sido quemados por otros barcos de la flota, pero que se quemaron en las aguas de Corón.

Han pasado 67 años desde que todos estos barcos se hundieron. Muchos de ellos ya tienen una gran capa de corales alrededor y apenas quedan objetos dentro, sin embargo la sensación de bucearlos no se puede explicar con palabras. Cientos de marinos japoneses murieron en ese 24 de septiembre de 1944, y se perdió un punto estratégico que eventualmente terminaría en los trágicos 6 y 9 de agosto de 1945 dónde Japón “perdió” su parte de la guerra tras los ataques de Hiroshima y Nagasaki.

Sin duda, esta ha sido una de las experiencas más gratificantes de nuestro paso por Filipinas, tanto a nivel histórico como de buceo.

Más información:
Dive sites in Coron
Dive Centers in Coron
Información técnica de los barcos hundidos

Arquitectura Balinesa

Ubud-9La casa tradicional balinesa se basa en un sistema de diseño que se ajusta al “adat” (el derecho consuetudinario y la costumbre). Consiste en un terreno relativamente grande donde, a medida que va pasando el tiempo, se van construyendo diferentes casas o pabellones, donde los miembros de la familia viven. En un complejo familiar balinés es normal encontrar hasta 3 generaciones viviendo conjuntamente, y cada uno de los miembros adopta un rol, viven y se sostienen conjuntamente.

No es fácil darse cuenta de este sistema de hogar en áreas como la de Kuta, donde todas las fachadas están repletas de tiendas y tenderetes. En áreas más rurales, en el mismo Ubud, y de hecho o de cualquier lugar fuera de la escena turística, los complejos familiares balineses son más fáciles de ver y entender.

Todas y cada una de las aldeas de Bali están asentadas en base a una dirección (la dirección balinesa). Si preguntas direcciones a los locales a menudo utilizarán las palabras “kaja” y “kelod”, relacionadas con el Gunung Agung, el monte más elevado de Bali, y también el lugar más sagrado. “Kaja” significa “frente a la montaña”(el Gunung Agung), mientras que “kelod” significa “frente al mar”. Estas palabras son importantes para el diseño de un complejo familiar. Ello significa que kaja y kelod son términos relativos. Por ejemplo, en Seminyak (situado en el suroeste de la isla) kaja es Noreste y kelod Suroeste. En Lovina (situado al Norte), kaja es Sureste y kelod es el Norte. De todos modos, no se toman las direcciones demasiado estrictamente sinó que es una apreciación aproximada.

Dado que todos los complejos del pueblo se encuentran en una línea kaja-kelod las otras dos direcciones se llaman Kangin y kauh, que significan “donde nace el sol” y “donde se pone el sol. Como Bali está situada a tan sólo 8 grados por debajo del ecuador, ello significa que el sol se eleva exactamente al este y se pone exactamente por el oeste.

living in Ubud-3

El complejo familiar balinés cuenta con un muro perimetral rectangular y varias estructuras o edificios importantes, cada uno de ellos cuidadosamente establecidos. El primer paso en la construcción de un nuevo complejo es consultar un calendario balinés para elegir un día propicio para comprar el terreno e iniciar los trabajos de construcción. Un ladrillo ceremonial se envolverá en una tela blanca y se rociará con agua bendita. Estos ladrillos serán luego enterrados en cada uno de los edificios para traer buena suerte.

Los balineses creen que el complejo familiar refleja el cuerpo humano, es por eso que el cabeza de familia tendrá que consultar a un maestro de obras llamado “Undagi”, quién le tomará una serie de medidas de su cuerpo para la construcción del nuevo complejo. Estas medidas se derivan de los textos antiguos y entrañan cierta dificultad para los no expertos. Entre ellas, se incluye la medición de la distancia desde la punta del dedo corazón hasta el codo, el ancho de la palma de la mano con el pulgar extendido, y la extensión que comprende desde las puntas de los dedos de una mano hasta la otra con los brazos extendidos. Lo que se deduce de esto es que un hombre alto y corpulento obtendrá un permiso para comprar un terreno grande, mientras que un hombre de estatura baja tendrá un permiso para un terreno más reducido.

Los balineses tienen una unidad de medida propia, denominada “depa Asti Musti”. Con ella se determinará el tamaño del compuesto. Una vez construcción se ha completado, se realizará una ceremonia llamada “Melaspas” para dar vida al ediicio.

Siguiendo con la referencia el cuerpo, el Kaja será la parte superior del complejo, que se considera la más importante y representa la cabeza. Aquí es donde se encuentra el “Daja Bala” o dormitorio principal, donde duerme el cabeza de familia. El templo de la familia, que es el santuario principal dedicada a las almas de los antepasados, siempre se encuentra en la esquina kaja-Kangin: hacia Gunung Agung y el primero en ver la luz del día (es decir, hacia la montaña y orientado hacia el este).

En el centro del complejo se encuentra un espacio abierto que representa el ombligo, y a cada lado de este se encuentran dos estructuras al aire libre con techos de bambú y paja “alang-alang”. El ‘Duah Bala’ o pabellón de invitados, se encuentra paralelo a la pared Kuah (oeste); y el ‘Dangin Bala’ o pabellón ceremonial se encuentra paralelo a la pared Kangin (este). Ambos representan los brazos del cuerpo.

living in Ubud-4

Las dos estructuras más cercanas al lado kelod (hacia el mar) del compuesto son los “Paon” que es la cocina, y el “Lumbung” o granero de arroz o zona de almacenamiento. Estos representan las piernas y los pies. Fuera de la pared kelod se encuentra el vertedero de basura y la pocilga, que representan el ano.

Este sistema tradicional de construcción de hogares familiares es un ejemplo más de la interactuación balinesa con la naturaleza.

Ubud-4

Tradicionalmente, si un hombre se casa antes de salir de casa (antes de construir su propia casa), ello significa que se ha casado en casa de sus padres y por ello se mudará con su esposa a la misma casa. Ello implica la construcción adicional de nuevas estructuras en el complejo, para acoger a los nuevos miembros de la casa (es decir, los recién casados). Por norma generalmente conviven tres generaciones juntas en un mismo complejo. Si la pareja de recién casados no tiene fondos para construir una casa independiente, seguirán viviendo con los padres del marido (en la casa principal).

Tradicionalmente la mayoría de los balineses se casan con gente de la comunidad local. Pero la vida moderna les complica la vida y sus tradiciones, especialmente si un hombre del oeste de Bali trabaja en Kuta (sur) y se casa con una chica del este de Bali. La realidad es que ella no verá mucho a su familia, a esto añadido los inmigrantes indonesios de Java, Sumatra y las otras islas, que no comparten al 100% estas tradiciones.

living in Ubud-8
Algunos de estos complejos han dedicado su zona de invitados a crear una pequeña “guest house”, que fuera del concepto de hotel, se traduciría literalmente “casa de invitados”. Es en uno de estos lugares donde hemos pasado un mes y medio en Ubud, compartiendo algunas de sus ceremonias, tradiciones, y vida familiar.