Archive: Inspiración

Un pequeño resúmen de la ruta

Aquí va un pequeño resumen muy muy rápido de la ruta que hemos hecho en esta primera etapa.

Los 10 mitos de viajar por largas temporadas

Cuando alguien decide dejar su vida “normal”, segura y pausada por un tiempo para conocer el mundo, suele haber bastantes detractores. Gente con energía negativa que por miedo o envidia, proyecta sus preocupaciones sobre el viajero, y crea los llamados “peligros de viajar”, siempre y cuándo esto sea fuera de paquetes organizados a resorts de ganado. Esto ha creado los mitos del viaje que resumimos a continuación.

  • Viajar es caro: Y comer también. No es lo mismo cenar en un restaurante de 5 tenedores, que comprar en el mercadona y preparar pasta con tomate. No es lo mismo viajar por Australia en hoteles, que saltar de guesthouse en guesthouse por Asia. Viajar es caro si lo queremos hacer caro, y es barato si lo queremos hacer barato. Todo depende de nuestro estilo de viaje y de qué comodidades estemos dispuestos a prescindir.
  • Hace falta tener mucho dinero ahorrado: Pues depende de cuánto tiempo queramos viajar, y de si estamos dispuestos a pringarnos en trabajos durante el viaje. Es posible trabajar en bares, recoger fruta, ayudar en negocios locales por un pequeño salario y manutención en prácticamente cualquier país. Gente que ha salido con 100€ en el bolsillo de su país lleva años viajando de forma nómada, ahorrando para comprar el siguiente billete de avión y mantenerse en la carretera.
  • Viajar es peligroso: Hay destinos que efectivamente, pueden llegar a ser peligrosos, pero no mucho más que nuestra España natal. El índice de robos, incluso de ataques violentos y con intimidación es muy superior en ciudades como Madrid o Barcelona que en las capitales asiáticas. En sudamérica también se escuchan problemas. Pero supongo que nadie se le ocurre meterse solo por caminos oscuros que no conoce, ni en Madrid, ni en Quito. Si uno tiene sentido común, y tiene cuidado de sus cosas, la seguridad no es un problema.
  • No volverás a encontrar trabajo: Algunos dicen: si tienes un año de agujero en tu curriculum, en el que no has hecho nada, todos los entrevistadores te preguntarán qué ha pasado, y en cuanto sepan que has estado “de vacaciones” por ahí durante un año (o más), tus posibilidades de contratación se reducirán. MENTIRA: Una persona que ha estado viajando por el mundo ha conseguido tener una perspectiva que es un valor importantísimo para muchas empresas. Aquella para la que esto sea un problema, probablemente sea mejor no trabajar para ella.
  • Viajar es huir: Muchos consideran que aquellos que viajamos por largas temporadas estamos “huyendo” de algo. De un trabajo, una relación o simplemente un mundo que no nos gusta. Si bien esto puede ser cierto no es la razón en la mayoría de las ocasiones. Es muy distinto querer huir de querer conocer otras perspectivas, mirar desde otros prismas, ver otras formas de vivir la vida, etc.
  • En España ya se vive muy bien, no hay nada como el hogar: Es cierto que la calidad de vida en españa es muy elevada, pero también es cierto que no tenemos de todo. Además no estamos hablando de abandonar el país, sino de conocer cosas nuevas para poder aplicarlas de vuelta a casa. Por otra parte, la situación actual hace que el nivel de vida acomodado esté cada vez más en duda, por tanto ¿Para qué quedarse en casa esperando a ser despedido, o en la cola del paro cuando podemos estar dando vueltas por ahí?
  • Viajar de mochilero es difícil: Más difícil es sobrevivir en un trabajo hoy en día. Con la cantidad de recursos e información que hay por ahí distribuida, preparar un viaje de estas características es la mar de fácil. Ya no es solo tener una lonely planet o similares a mano, sino conocer a otros viajeros que nos den trucos, buscar por internet, leer libros, etc. Viajar por poco dinero es mucho más fácil de lo que parece, y hay miles de personas de todas las edades y países que lo hacen. Y si tienes dudas siempre puedes contratar una consultoría de viajes.
  • Para viajar hace falta saber mucho inglés. Mentira. En la mayoría de países nuestro inglés chapucero español será superior al que hablen localmente. Y si no nos entendemos tenemos las manos y los pies, dibujos y cualquier otra herramienta a mano. Cuando hay buen corazón hay entendimiento.
  • Ya estoy muy mayor para salir de viaje: No hay edades para esto, ni limitaciones. Puedes tener 19 o 89 años y estar dando vueltas por el mundo. Tu estado de salud simplemente limitará las actividades que realizarás pero los límites los pone tu cabeza. Durante nuestros viajes hemos encontrado gente muy jóven y gente muy mayor. Parejas con niños y divorciados/as con hijos. Niños de meses, pocos años y adolescentes. No hay edades para viajar, y de hecho tener una pensión es uno de los mejores recursos para mantenerse en ruta!
  • Para viajar hace falta tener pelotas: Bueno, esto no es un mito, es realidad. Hace falta coger el toro por los cuernos y ser capaz de dejar atrás cosas que echaremos de menos más adelante. Es necesario ser valiente y dar el primer paso, como decía Bilbo Baggins.

En nuestro país, todavía tenemos una mente demasiado crítica respecto a viajar por largas temporadas. Somos demasiado conservadores, y todo lo que tenga que ver con “no tener una residencia estable” es tabú. Vivimos para tener una hipoteca y para salir de nuestra casa y trabajo lo menos posible. En otros paises europeos, no solo está bien visto sino que además se favorece que los jóvenes viajen. Antes de ir a la universidad, después, e incluso “gap years” en el trabajo. Para cambiar de aires, conocer otras culturas, y empaparse de ideas que luego se puedan aplicar a nuestra realidad.

Solo hay una forma de cambiar esto, y es empezando por nosotros mismos. ¿Qué más mitos añadiríais?

¿Cuántos países has visitado?

De vez en cuando es común encontrarse “cazadores de países”. Este tipo de viajero, wanderlust, explorador, aventurero o backpacker, tiene una única misión en mente: Pisar tantos países como sea posible. Y cuando digo pisar es que en realidad es eso: Pisar e irse inmediatamente al siguiente. Poner una marca en el mapa de “conseguido!” y buscar la excusa para ir hacia el próximo destino.

Para algunos es un tema de ego. “He estado en más países que tu”. Para otros un reto personal, otros simplemente quieren haber estado en todos los continentes del planeta, pero la pregunta es… ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene estar 2 días en una ciudad para marcharte sin haber vivido ni una sola experiencia reseñable?

En un caso, conocimos a una persona que tenía un tatuaje con un mapa del  mundo en la pierna. Cada país que visitaba, rellenaba de color el país en el mapa, y su intención era tener todo el tatuaje cubierto de tinta. Esta persona estuvo solo 2 días en las islas Cook, y apenas 4 meses para recorrer todo sudamérica.

En los dos años que llevamos viajando, hemos recorrido muchos menos países que otros viajeros, nos hemos movido menos y hemo ido más tranquilos. “Slow travellers” que dicen, o simplemente ir despacito, para ver lo que hay a tu alrededor. Hemos pasado meses (que no semanas) en diferentes lugares, lo que nos ha permitido conocer de cerca a sus habitantes. Coger confianza con su gente, y aprender cuáles son sus problemas e inquietudes. Cuando uno pasa dos días en cada sitio difícilmente puede salir del ajetreo del turista, aunque sea un mochilero.

¿Cómo prefieres viajar tu?

Mind Mapping

El caso es que nunca sabes cuando una idea impresionante va a aparecer en tu vida, sobre todo cuando ni siquiera la buscas!

El otro día estaba curioseando los libros de un buen amigo en Kuala Lumpur, cuando un libro captó mi atención. He de decir que mi idea de relación con los libros es particular: no considero que nosotros busquemos libros concretos, a veces por mucho que busques un libro, no hay forma de encontrarlo. Sin embargo si creo que hay libros que nos buscan a nosotros, o sencillamente nos llaman la atención en momentos determinados, y aunque inicialmente no entendamos el por qué ahora, al final acaban teniendo algún sentido inicialmente insospechado.

La cuestión es que rebuscando encontré un libro llamado “Mind Maps” (Mapas Mentales), de Tony Buzan, en el que explica las conexiones entre el lado derecho e izquierdo del cerebro, sus potenciales, y propone una técnica de organización mental mediante el dibujo de mapas mentales (con colores y todo!), para estimular tanto el lado izquierdo, como el derecho del cerebro, creando así una mayor asociación de ideas, que nos ayudará  a tener una mayor productividad, mejorando nuestra creatividad, nuestra organización mental, etc.

Su concepto no está orientado solamente al ámbito laboral (gestión del tiempo, gestión de la productividad, etc.), sino que incluye también el ámbito personal: sueños, amor, paz mental construcción de una casa, planes para vacaciones, pros y contras de decisiones, incluso propone un mapa de vida personal vs. vida laboral.

100 reasons to mind map

100 reasons to mind map

Si bien la idea no es nueva (creo que todos utilizamos listas To Do, Post-its, agendas, etc., para recordar y organizar nuestra vida), si lo es el modo de realizarlo!

Aquí os dejo este concepto, que a mi personalmente me ha encantado!

La meditación Vipassana – Por Laura

Phitsanulok Dhamma meditation center PagodaAl planificar nuestro viaje, tanto a Sergio como a mi nos llamó la atención la posibilidad de, no sólo ver el mundo, sino aprender al máximo de su gente, y sus diferentes culturas, y aplicarnoslo a modo de crecimiento personal. De ahí que uno de los lemas de este viaje sea “cambiar el mundo, cambiándonos a nosotros mismos”.

Hasta la fecha hemos visitado sitios muy diversos, y de cada uno de ellos hemos extraído diferentes conclusiones que os hemos ido contando a través de este blog: el consumismo extremo y sin sentido de EEUU, la naturaleza en su estado puro de Nueva Zelanda, la exuberancia de las islas del Pacífico, nuestras experiencias laborales en Malasia, etc. Quizás esta parte del viaje es en la que más nos acercamos a analizar la cultura, las religiones, los rituales de la población del Sureste Asiático.

Como parte de nuestro crecimiento personal, y siguiendo los consejos de gente que hemos ido conociendo a lo largo del camino, hace apenas 12 días nos adentramos en el terreno de la meditación. Siendo los dos profanos en temas de meditación, Yoga, etc. nos dejamos guiar por estos consejos, y empezamos el curso de 10 días de Meditación Vipassana. Este artículo trata sobre las conclusiones que yo misma he extraído de estos 10 días intensivos de meditación, que han supuesto para mi una de las  experiencias más enriquecedoras de mi vida.

El Vipassana es una técnica de meditación budista que, mediante la observación de nuestra conducta, define un Arte de Vivir. La finalidad de esta técnica es experimentar por uno mismo la realidad de las cosas. Esta técnica considera que la mente es salvaje, y en su propio estilo crea todo tipo de sufrimientos a las personas. Es por ello que la base de esta técnica es domar la mente, cambiar su hábito de actuación, evitar la cadena de acción-reacción que nos lleva al sufrimiento.

En resumen se trata de experimentar por uno mismo las sensaciones que el cuerpo crea como respuesta a sentimientos. De forma global podemos decir que existen dos tipos de reacciones humanas, y ambas conducen a la negatividad: por un lado si sucede algo que no deseamos, ello crea el sentimiento es de odio, miedo, ira. Por otro lado, si se nos antoja algo y ello no sucede, ello provoca un sentimiento de ansiedad.

Vipassana Meditation Center (7 de 10)

En nuestra mente se puede distinguir cuatro estados: por medio de los sentidos la mente recibe una sensación (por ej.- mediante el oído ); El segundo paso es la interpretación de esa sensación (ej.- oye unas palabras); El tercer paso es que la mente desarrolla sentimientos positivos o negativos (ej.- las palabras llevan un tono negativo, de abuso); y el cuarto paso es la reacción en base a esos sentimientos, lo que llaman Sankharas (ej.- gritas a la persona que te ha abusado verbalmente). Un Sankhara es el resultado negativo de una reacción, que nos crea dolor o sufrimiento. Los Sankharas se almacenan en el fondo de nuestra mente consciente, y eventualmente en el subconsciente. En función de la severidad del proceso quedará grabado levemente, o profundamente. Sea como sea, los Sankharas son la base de nuestro sufrimiento. Es un sufrimiento enraizado en el subconsciente que si no se detiene de algún modo, lo único que hace es crecer, minando nuestra vida, haciéndola cada vez más y más miserable.

El descubrimiento de Gautama el Buda fue precisamente esto, como salir de esta cadena de actos que hacen de nuestras vidas un sufrir constante. No sólo descubrió a nivel teórico el mecanismo para deshacer esta serie de reacciones, sino que creó una técnica, aplicable por cualquier persona de cualquier cultura o religión, basada en la experiencia real, de uno mismo. Esto es el Vipassana.

Esta técnica, mediante la observación de sensaciones en nuestro cuerpo, trata de controlar estas reacciones, detener esta cadena de acontecimientos (acción-reacción), que es lo que nuestra mente está habituada a hacer, evitando la creación de nuevos Sankharas. Ejemplo:  cada año me compro un coche nuevo, ultimo modelo, le añado un barco, posteriormente un avión, y finalmente deseo volar a la Luna… es posible, pero como no soy el Sr. Virgin, pues todavía no me puedo permitir este lujo. Ello me crea una serie de frustraciones y querer más y más (base de la avaricia) que no me deja vivir. Al reaccionar ante este sentimiento de querer más y no poder conseguirlo, creo en mi una Sankhara de frustración, que se almacena en mi subconsciente y no me deja vivir. No solo eso, las negatividad atraen a otras negatividad, y al final mi vida, y la de los que me rodean, acaba siendo un sufrimiento constante.

Lo que la técnica propone es no reaccionar, observar la sensación y esperar a que desaparezca, todo ello con base a que todo perece, nada es para siempre (ej. Si te pica un mosquito y consigues controlarte y no rascarte, la sensación de picor desaparece al cabo de unos minutos. Si te rascas desconsoladamente, el tema empeora, llegando a durar días y días). Y durante un curso de 10 días no sólo entrenar a la mente para que “no reaccione”, sino también eliminar al máximo posible los Sankharas que cada uno de nosotros almacenamos en nuestro subconsciente. Como se eliminan? Funcionaría de la siguiente manera: siguiendo el ejemplo de 2 personas que retuercen una cuerda, cada vuelta sería un Sankhara más que añadimos a nuestro subconsciente. Si soltaran la cuerda (no añadieran más Sankharas), el proceso normal es que la cuerda vuelva a su estado natural (nuestra mente se liberaría de manera natural de los Sankharas).

Mediante la meditación, el mundo de las sensaciones y el de los sentimientos se une, y si uno consigue controlarse, no reaccionar y sencillamente observar sensaciones y sentimientos, mostrándose ecuánime ante ellos, y siendo consciente de que tarde o temprano terminará, hemos eliminado muchos muchos Sankharas.

Durante estos 10 días hemos vivido como monjes, nos hemos alimentado de forma sencilla aunque rica, hemos meditado 12hs diarias, y hemos guardado estricto silencio (no se permitían ni miradas, ni sonrisas, ni ningún otro tipo de comunicación). Hemos aprendido a tener paciencia, a controlar nuestras reacciones, a ser ecuánimes (!!), gracias a todo esto, hemos liberado toneladas de Sankharas o sufrimientos: en general las chicas hemos llorado mucho, y los chicos parecían enfadados con el mundo. Todo con el mismo fin, sea cual sea la sensación (un pinchazo agudo en el codo, o una sensación de vértigo -ambos me sucedieron a  mi), sea cual sea el sentimiento que nos venga a la mente (una pelea con la pareja, o con la familia, o la ruptura con un ex novio), manterenos ecuánimes, observar y no reaccionar, porque tarde o temprano todo pasa.

La experiencia ha sido muy dura: es duro volver a enfrentarte a situaciones del pasado que uno ya creía olvidadas, situaciones que vuelven a hacerte daño… En el fondo todo el proceso es parecido al de perdonar, recapacitar ante la situación ocurrida, y ser consciente de que hay varias perspectivas ante una misma situación. A veces nos obcecamos con creer tener la razón, y no somos conscientes del daño que creamos a otras personas. Y aunque se lo merecieran, que tipo de vida es esta, una vida llena de rencores y amarguras?

Es por eso que el Vipassana se autodefine como un Arte de Vivir, es sin duda un estilo de vida. Es aprender a ser tolerantes, a analizar las cosas desde un punto de vista más relajado y ecuánime. Es en resumen un paso hacia la madurez personal.

Aún considerando la dureza y dificultad de las condiciones, es una experiencia inigualable. Que más da 10 días de sufrir un poco más, si aprendes una técnica que no sólo te libera, sino que además te da una herramienta para que continúes con la practica. Por supuesto una vida no se soluciona en 10 días, pero es una iniciación en toda regla a un nuevo estilo de vida.

Además de todo lo mencionado, yo personalmente he alcanzado uno de mis objetivos de este viaje: encontrar mi serenidad, mi paz mental. Y en caso de que la vuelva a perder de nuevo, tengo una herramienta, la meditación, para volverla a recuperar.

Este artículo está dedicado a todas las personas que sufren, son conscientes de su sufrimiento, y tienen el valor de dar un paso más, un paso hacia la felicidad! Con un curso no se gana una guerra, pero batalla tras batalla, llegaremos a disfrutar la vida de verdad, como se merece.

Aunque Tailandia es muy bonito, soy consciente de que está lejos, y mi profesor S.N. Goenka, originario de Birmania, es consciente también. Por eso ha abierto centros de meditación Vipassana alrededor del mundo, en todos los continentes. Para los que vivís en Barcelona, que sepáis que tenéis un centro en Palau Tordera, donde dan cursos en castellano e inglés, y el curso no cuesta nada, funciona a base de donaciones, en función de la capacidad económica y los resultados obtenidos por cada persona (así que no hay excusa!). Si alguien tiene alguna duda, estaré encantada de solventarla, en la medida de mis conocimientos :)

Vipassana Meditation Center (1 de 1)