Maletas para la vida nómada

¿Cómo hacer el equipaje de dos adultos, dos niñas y un año recorriendo un continente?

Mucha gente nos pregunta: ¿Cuántas maletas lleváis? ¿Cómo cargáis con todo? ¿Qué os lleváis y qué no? En este artículo os vamos a enseñar lo que tenemos preparado para nuestro año por Sudamérica, cómo lo empaquetamos y el equipo que llevamos.

Lo primero es plantearse las variables de nuestro viaje:

  • Clima: ¿Necesitaremos ropa de invierno, verano, o las dos? Especialmente importante en calzado, que ocupa bastante (sobre todo mi talla 45).
  • Tamaño de la ropa: Como llevamos niñas pequeñas, la ropa se irá quedando pequeña. Por otro lado, se ensuciará más a menudo que la nuestra y necesitaremos más flexibilidad.
  • Medicinas: ¿Algun miembro de la familia necesita algún fármaco concreto o tratamiento? Las cosas básicas se encuentran en cualquier sitio, pero por ejemplo, ibuprofenos o paracetamoles para niños es más complicado encontrar las dosis que queremos, así como algunos antibioticos y medicinas mas especiales como los antimaláricos.
  • Electrónica: ¿Qué queremos llevar? Esto dependerá de nuestro tipo de viaje. Por ejemplo si haremos fotografía o vídeo, si necesitaremos trabajar y cuáles son nuestras inquietudes. Si vamos a pasar mucho tiempo en aviones o autobuses nos puede interesar llevar algún tablet para las niñas.
  • Documentación: Todos los papeles necesarios para ir cruzando países. Pasaportes, carnet de conducir internacional, tarjetas sanitarias, de crédito, etc. Eso si, todo escaneado y en la nube (Google Drive o Dropbox funcionan perfectamente para esto, porque puedes acceder desde cualquier ordenador)
  • Otros materiales: En nuestro caso llevamos una mochila portabebes para llevar a Susana en trekkings largos, así como los ordenadores de buceo.

En general bajo el punto mi punto de vista vamos MUY cargados, más de lo que sería necesario para un viaje normal, aunque si preguntáis a Laura no opinará lo mismo. A nuestra llegada a Santiago de Chile iremos directos a un apartamento y el día siguiente recogeremos el coche que ya tenemos apalabrado para comprar. La mayoría de las bolsas irán continuamente en el coche por lo que no tendremos que cargarlas arriba y abajo. También esperamos ir aligerando conforme subimos el continente hacia arriba (llevamos peso de más por la ropa de abrigo que será necesaria en Tierra del Fuego).

Nuestro equipo:

  • Dos mochilas Deuter Traveller (este modelo ya no lo venden, pero tienen similares). Una 80+10 y una 70+10. Estas son las mismas mochilas que llevamos en nuestro primer viaje y aun aguantan. ¿Por qué nos gustan estas mochilas?
    • Son muy cómodas y permiten repartir bien el peso. Los ajustes de hombros, espalda, pecho y cintura permiten llevarlas distribuyendo la carga entre toda la espalda y piernas.
    • Apertura completa superior. La mochila se abre por completo por arriba como si fuera una maleta. No como el tubo habitual que hace imposible coger esos calcetines guardados al fondo. La parte de abajo puede hacerse independiente, ideal para llevar zapatos o neceseres, y abrirse de forma individual.
    • Costuras y cremalleras muy resistentes (después de varios años de viaje, unas cuantas vueltas al mundo y aun están perfectas!)
    • Llevan incorporado un daypack muy útil y cómodo (no se ve en al foto), que puede ir anclado a la mochila, lo podemos llevar delante fácilmente o simplemente usarlo durante el día.
Mochilas Deuter Traveller
  • Daypack pequeño para excursiones de día, aviones, snacks, etc. En este caso no llevamos el que viene con la mochila Deuter, sino una Quechua un poco más grande. En esta mochila tienen que caber las necesidades del día de 2 niñas y 2 adultos, y lo suficiente para sobrevivir uno o dos días en el destino si nuestro equipaje en bodega sufre algún “percance”.
  • Daypack impermeable para electrónica: Cámara de fotos, portátil, iPads, cargadores, etc. Esta bolsa también va en el equipaje de mano.
  • Finalmente, y solo para el primer trayecto, llevamos una bolsa donde va la mochila portabebes, donde tendremos que cargar a Susana (y a Mara!) en alguna ruta demasiado larga. La llevamos en una bolsa tribord de windsurf, que es perfecta para llevar equipaje de bebes en el avión. El portabebes es un Deuter que venden en Decathlon y llevamos usando varios años (primero lo usó Mara y ahora Susana). Es muy cómodo y permite llevar algo de carga debajo. Se han echado más de una siesta mientras Laura o yo vamos camino arriba y camino abajo.

¿Y qué llevamos dentro de todas estas mochilas? Aquí va una lista aproximada:

  • Una semana de mudas para las niñas. 3 Sudaderas / jerseys , 1 forro polar y un abrigo de nieve para cada niña.
  • 5 días de ropa para los mayores. ¡Esperamos mancharnos menos que ellas! Laura lleva dos calzados y unas chanclas. Yo llevo unas botas bajas de montaña que sirven tanto para trekking como para correr, y unas chanclas. (Nota: En el anterior viaje usé un total de 14 pares de chanclas!). Ambos llevamos un anorak North Face convertible (cortavientos + impermeable).
  • 1 día de esas mudas va en la mochila de cabina, para poder cambiarnos en caso de pérdida de maleta.
  • Toda la documentación va también en la mochila de cabina.
  • Un neceser para los adultos y otro para las niñas. Otro neceser más grande con medicinas
  • Llevamos un portátil (sobre todo porque Sergio seguirá trabajando parcialmente en remoto). 2 iPads y 2 smartphones. Una cámara Canon 77D con tres lentes (medio, largo y gran angular). Y una pequeña cámara deportiva con carcasa submarina. Llevamos también un estabilizador (Gimbal) Zhiyun Smooth 4
  • Y materiales para poder ir relizando tareas de homeschooling con las niñas: libretas, libros para dibujar y pintar, para aprender letras y números, un libro de iniciación a la lectura para Mara y un estuche de colores enorme con lápices, plastidecor, tijeras, celo y pegamento.

Y así empieza la aventura. Varias cosas se irán quedando por el camino o las enviaremos de vuelta a España, como por ejemplo parte de la ropa de invierno o cosas que veamos que no usamos.

En nuestro anterior viaje llevabamos solo las dos mochilas grandes Deuter, pero claro… ¡ahora van dos personas más! ¡Pero no nos fué ni tan mal en el aeropuerto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.