No me interesa tu mundo

Si todavía no habéis leido el libro “Lo mejor que le puede pasar a un cruasán” de Pablo Tusset, ya estáis tardando.  Mira que en general yo soy más de ciencia ficción, pero el libro cayó en mis manos hace poco y me hacía falta leer algo en español (que de viaje solo te encuentras literatura en inglés).

Al final de la novela, una conversación entre el protagonista y su hermano. No os preocupéis, no desvela nada de la trama.

No me interesa tu mundo ni mi interesa tu gente. Puede que a veces le tome cariño a alguien, pero casi siempre es como tomarle cariño a una tortuga acuática: puedes observarla al sol de la terraza pero no puedes sentirte acompañado por ella, ¿me sigues? Yo no necesito a nadie, tú si: tu necesitas un público que te admire, espejitos que reflejen las distintas facetas de tu grandeza: mujer, hijos, amante, padres, amigos, clientes, empleados, viajar en primera, ganar medallas, tocar a Debussy, conducir un Lotus, satisfacer sexualmente a las mujeres. Yo no:  ¿Y sabes por qué? Porque la única manera en que el común de la gente puede admirar es solo una forma velada de envidia, y yo no quiero que me envidien: me da asco, me da vergüenza, me repatea. Y te voy a decir más: es posible que durante un tiempo sí estuviera enfermo: enfermo de soledad, como el patito feo, o como el neandertal erguido y lampiño en un mundo de cromañones; tan enfermo que llegué incluso a recorrer el planeta tratando de encontrar al resto de los cisnes. Pero descubrí que no hay cisnes, apenas uno o dos por cada cien patos, lo mismo aquí que en Jakarta, y me costó aceptarlo, pero terminé por hacerme a la idea. Desde entonces siento preferencia por aislarme de ese mundo que habéis inventado tan mal. ¿Qué me propones? ¿sustituir la cerveza por el gimnasio, el Metaphysical por un coche llamativo, las putas por una esposa a la que solo le interese como progenitor, y una amante que me la chupe de vez en cuando para compensar? Gracias pero ya estoy hecho a lo mío. Disfruto de la vida a mi manera y eso es mucho más de lo que puede decir la mayoría..

Deja un comentario