Impresiones de Indonesia

Flores On the road

Indonesia es un país amplio y variado. Es el archipielago más amplio del mundo, consistente en unas 17500 islas entre dos aguas: el océano Pacífico y el Mar de Andaman/ Océano Índico. Y su geografía resalta por sus numerosos volcanes, algunos extintos y otros todavía activos (como hemos visto ultimamente en las noticias españolas, que no indonesias! aquí nadie sabe nada..).

Es también uno de los paises más poblados del mundo, con más de 240 millones de habitantes (el 4º país más poblado del mundo). Pero esta población está repartida de forma irregular, congregando grandes masas de población en Java, y mucha menos hacia el este. Su origen histórico es malayo: inmigrantes desde la peninsula viajaron a este archipiélago unos 4000 a.C. El idioma indonesio es también muy parecido al malayo, por tanto todo lo que hemos aprendido de comunicación en Malasia nos sirve para movernos por aquí, sobre todo por los pueblos, donde generalmente nadie habla una palabra de inglés.

Políticamente hablando Indonesia ha tenido bastante inestabilidad. El país fue colonizado en varias ocasiones por holandeses, portugueses y británicos, y estuvo a punto de tener un régimen comunista si no hubiera sido por un golpe de estado en 1971, que en el último momento estableció un régimen con tendencias democráticas.
Tiempo después, en 1998 con el cambio de presidente se establecieron finalmente en el modelo democrático, y en el año 2004 realizaron sus primeras elecciones presidenciales. Un dato curioso es el efecto de la política sobre la actitud de la población: occidentales residiendo permanentemente en Bali nos contaron que los locales tienen grandes dificultades a la hora de elegir o formar una opinión: no se mojan por nada ni por nadie, ni siquiera para elegir el color de su ropa. Ello viene de esta etapa de transición en la que casi fueron comunistas y finalmente se convirtieron en democráticos: muchos comunistas, que hasta ahora habían sido “los buenos”, fueron asesinados tras el golpe de estado. Ello creó tal confusión en la población, que con el tiempo han optado por no opinar: si no pertenecen a nada, no te podrán acusar de nada.

Indonesia es un país pobre, pero con una gran riqueza cultural. En ciertas regiones, como Tana Toraja en Sulawesi, las areas Batak en Sumatra, y en algunas zonas de Kalimantan en Borneo y la isla de Flores todavía prevalece la cultura Dongson, originada en el área de Vietnam y el sur de China en el año 1000 a.C.. Estas tribus, propiamente animistas, se dedican principalmente al cultivo del campo de forma tradicional, y tienen tradiciones ancestrales animistas tales como la colocación de monolitos en sus aldeas, o rituales de sacrificio de búfalos. La tradición animista cree que que todos los objetos tienen una fuerza vital o alma. Tienen rituales para honrar a los espíritus de los muertos, ya que creen que estos espíritus todavía pueden ayudar e influenciar sucesos actuales. Y por otro lado, realizan rituales con ofrendas y ceremonias para aplacar a los espíritus malignos. Como creen que hay vida más allá, entierran a sus muertos con armas y utensilios, para que los puedan utilizar en su próxima vida. En estas zonas la tradición coexiste con la modernidad, y estos y otros ritos forman parte del día a día.

La religión prioritaria es el Islam, en unas regiones de forma más laxa y en otras más estricta, aunque aceptan la pluralidad de religiones. Un dato curioso es que Indonesia es el país con más adeptos al Islam en el mundo, lo que en ocasiones ha creado tensiones con población de otras religiones. El Cristianismo tiene bastantes adeptos principalmente en Sulawesi y Flores debido a la colonización occidental por parte de Holanda, y la influencia portuguesa en Flores (los mismos que conquistaron Melaka en Malasia). Por su parte Bali es terreno Hindú – Budista por excelencia, que se percibe facilmente por la cantidad de templos, estatuas hinduistas, y ritos matutinos, como por ejemplo poner ofrendas florales en medio de la acera delante de su tienda, para desear buenas ventas para ese día.

Indonesia es también un país con una gran riqueza subacuática: por su situación pertenece a la zona terrestre con mayor biodiversidad. En los fondos marinos podemos encontrar más especies de coral que en la Gran Barrera Australiana, y más vida marina que en cualquier otro sitio. Es por eso que durante nuestra estancia en Indonesia hemos estado buceando en varios sitos de Bali, y en las Islas de Komodo. Actualmente nos dirigimos a Sulawesi a descubrir otro gran parque marino, la reserva de Bunaken. Y para más adelante reservamos la isla de Lombok y sus famosas Gili Islands.

Para el viajero como nosotros, viajar por Indonesia es un reto, una aventura! Bali es sin duda la isla más desarrollada y orientada hacia el turismo, y todo lo demás es impredecible. Cuanto más hacia el este, más despobladas están las islas, pocos turistas acceden, y por tanto la población habla menos inglés y se sorprenden más al verte. Desde siempre había pensado que el reto de un viaje era descubrir nuevas culturas, otros pueblos, etc. En Indonesia el reto es llegar a tu destino.

Hay gran variedad de transportes, por aire, por mar, por carretera.. pero no hay horarios fijos en ningún sitio. En cuanto al transporte por carretera, todo funciona con minivans, que paran en las estaciones de autobus (los autobuses son las minivans en cuestión), pero allí no venden tickets, ni ofrecen precios oficiales (como turista siempre pagarás el doble, aunque quieras evitarlo, aunque conozcas el precio real y el conductor del autobus sepa que lo sabes). Generalmente los recorridos en carretera suelen ser largos y arduos (en una furgoneta de capacidad para 16 personas, generalmente viajan unas 30: 20 de ellas sentadas en las plazas de 15, y 10 repartidos entre techo -en la baca- y puerta). La musica del conductor suele ser también toda una experiencia, generalmente acompasada con las curvas de la carretera. Y no es extraño tener como compañeros de viaje gallinas, cerdos, sacos de arroz y otros utensilios y animales varios.

Dicho esto, el transporte público es la opción más autentica de viajar y con la posibilidad de conocer a gente local mucho más de cerca (incluso casi sentados encima tuyo!), aunque también la más pesada y tortuosa. Existe la opción más pija de coger un coche con conductor que te lleve por cualquier sitio por el módico precio de 100€/día (coche, conductor y gasolina incluidos).

Los aviones son un medio de transporte más efectivo, pero igual de impredecible. Por lo general no se pueden reservar por internet, salvo algunas excepciones como Lion Air, y se adelantan o retrasan sin previo aviso. Para el resto de compañías aereas, tendrás que ir a su propia oficina de reservas o “confiar” en un agente de turismo (no se cuál es peór!). En cuanto a los ferrys, tienen horarios “públicos” (generalmente conocidos en pueblos y ciudades) que en cualquier caso también incumplen, por días!.

Para viajar por Indonesia es necesario tener mucho tiempo, unos buenos tapones en los oidos por la noche (los gallos empiezan a cantar a coro a las 4am), y armarse de gran paciencia! En todas partes hay agentes de turismo que intentarán timarte de una u otra manera. Te ofrecerán vuelos por el doble de precio, o excursiones por el triple o cuatriple del precio normal. Son una mafia que traslada a turistas, les lleva a los hoteles/hostales que a los turoperadores les interesa, pero que no tienen por que ser buenos para el turista, sólo por la comisión que ellos reciben. Y todo en general funciona con sobornos! Cuidado con recibir algún tipo de información de alguien: aquí te pasan factura hasta por respirar!. Un consejo para viajar por Indonesia es no dar nunca nada por sentado: preguntar bien los precios y ver qué incluyen: hay excursiones que te clavan 40€, con transporte pero no entradas o donaciones a los pueblos (pero de eso te enteras más tarde, en el pueblo!), en otras te falta la gasolina, en otras el guía, en otras todo… un desastre vaya!

Por otra parte, a los indonesios les falta aprender a respetar su tierra. En uno de los lugares más bonitos del planeta, no es extraño encontrarse basura y desperdicios inundando calles y naturaleza. Cuando nosotros recogíamos nuestra basura de la comida, los guías se reían y nos apremiaban a tirarlo al suelo, que la selva es muy grande. Esta es una actitud común y que demuestra el poco cuidado y respeto que tienen por lo que poseen.

Nunca pensé que fuera a decir esto, pero salirte del caminito marcado en Indonesia es sinónimo de caminito tortuoso! Cuando viajas a sitios poco turísticos (como la isla de Flores), piensas: Por fin estoy descubriendo algo nuevo, poco machacado por hordas de turistas. La gente te mira con curiosidad, te tocan (por el color “blanco” de la piel -aunque esté morena, ellos nos siguen viendo blancos), los niños gritan “Mister Mister!!” independientemente de si eres hombre o mujer (se saltaron la clase en la que explicaron que para chica se utiliza “Miss”), y piensas: “que monos!”. Y lo siguiente que te dicen es “Money Money”. Y efectivamente para ellos eres dinero andante, te ven solo por el dinero. Los hoteles/hostales están en muy malas condiciones y supra valorados  (pagar 20€ por un cuchitril on humedades y sin agua caliente!!?? en Indonesia?? Pues si!). Y eso sin tener en cuenta las consideraciones religiosas: que a ninguna chica se le ocurra viajar por aqui en pantalones cortos o en tirantes!! (con el calor que hace!!). Y aún así te mirarán de arriba a bajo con mirada lasciva. Eso si, con mucho respeto para tu pareja! Y la siguiente pregunta: “estáis casados?” !!.

Lo aquí mencionado por suerte no es la generalidad, es sólo una minoría que intenta aprovecharse de la situación y del poco turismo que llega. Por desgracia sus actos son los que más influyen en tu ruta por su país. Por lo general los indonesios tienen fama de sonreir, de ser amables… Digamos que sonreir sonrien, sobre todo si les pagas lo que te piden.

Pero dejando de lado algunos personajillos timadores, todo lo demás es espectacular! Y lo dicho: hasta ahora, sanos y salvos, y disfrutando del paisaje! reto superado!!!

Deja un comentario