El paraiso es muy relativo (Y 5 de 5)

Dont fish

Después de la última serie de artículos que hemos escrito, parece que las Islas Cook son un paraíso terrenal. El sitio ideal donde pasar una buena temporada, quizá trabajando o de vacaciones, o incluso un lugar perfecto para jubilarse.

Sin embargo no es oro todo lo que parece. Muchas veces nos dejamos engañar por las fotografías de los paraisos tropicales, y no vemos sus problemas hasta que no ponemos los pies en ellos. Se nos olvida que el sol quema bastante, que los mosquitos suelen ser un problema, etc…

En fin, que las Islas Cook son efectivamente un paraiso, pero tiene sus pros y contras.

Las ventajas, pros de la zona:

  • Las playas son increibles. En la mayoría de las islas, sobre todo Aitutaki, el coral forma una barrera que crea un lago interior, con aguas cristalinas y playas perfectas.
  • La fruta es la mejor que podéis probar. Aquí de verdad sabréis a qué sabe un melón, un mango o una papaya.
  • Para estar una semana, lo mejor son los resorts que evitan todos los problemas y se encargan de todo, aunque eso se notará en la factura.

Los contras:

  • Por su posición, el agujero en la capa de ozono está bastante cerca. Además al estar cerca del ecuador el sol pega de lleno. Esto provoca que los pieles blancas como yo, nos quememos completamente incluso con factor 30 o 50.
  • Por supuesto, el calor es asfixiante. La temperatura puede ser de alrededor de 30 – 35 grados, pero la humedad suele superar el 80 – 90 %.
  • Mosquitos: De todo tipo y casi a todas horas. Es normal encontrarse con picaduras en todas las partes del cuerpo. Hay algo de malaria.
  • El lugar no está tan desarrollado como puede estar Europa o Estados Unidos. El sitio donde estuvimos tenía problemas de agua cuando no llovía durante varios días. Obviamente esto no ocurre en un resort, pero la idea es vivir como un cook islander!
  • Esto también afecta a la variedad y precio de productos que se pueden encontrar en los supermercados. Todo lo importado, que es la mayoría, es escaso. Incluida la cerveza.

En fin, que el paraiso puede ser muy relativo, y cuando uno lo está viviendo en sus propias carnes, hay muchos más factores que los que solo se ven en la foto!

Deja un comentario