Otro cambio de vida, de camino a Holanda

Nota: Este post sale con dos meses de retraso!

Después de estos dos años dando tumbos por el mundo, mi visión sobre la vida, y por qué ocurren las cosas ha cambiado bastante (como el atento lector habrá comprobado con la evolución de los artículos aquí publicados). De ser una persona totalmente empírica, de pensamiento científico y escéptica por naturaleza, a creeer en cierta manera en el destino y en que para algunas cosas, la vida confabula contra ti para que ocurran. Tanto para bien como para mal.

Hemos tenido ejemplos de esto durante todo el viaje. Cosas que no tenían por qué ocurrir y que por mucho que nos empeñábamos simplemente no salían bien, y cosas que nunca pensábamos podrían ocurrir, ocurren y con todos los factores necesarios. Oportunidades únicas aparecen, y al final todo sale bien. Y es que cuando uno hace las cosas bien, la vida te recompensa y te ofrece lo que de verdad quieres.

Mi carrera profesional siempre ha estado centrada en ser emprendedor, empresas de internet, etc. Soy un workohólico que dicen. Me encanta mi trabajo, me encanta iniciar proyectos y la euforia de lanzar cosas nuevas. De hecho en los últimos meses he estado promulgando el estilo de vida nómada (el que hemos llevado durante todo este viaje). Con el que uno puede trabajar y subsistir mientras viaja y se mueve por cualquier parte del mundo. Pues bien, este estilo de vida ha cambiado.

Los que me conocen saben que desde hacía tiempo le daba vueltas a hacer un MBA (Master in Business Administration). Que lo consideraba un paso importante en mi carrera, siempre que fuera en una escuela de negocios de prestigio, y que me daría el título que siempre me ha faltado (a este pobre ingeniero que nunca terminó la carrera). He tenido distintas oportunidades de hacerlo, pero cuando empezamos el viaje la idea se desvaneció completamente.

Durante el último mes, sin embargo, una oportunidad volvió a meterme la idea en la cabeza. La universidad de Nyenrode, la universidad de negocios más importante de Holanda, y de las más importantes de Europa, lanzaba un concurso donde ofrecían becas para estudiar su MBA Internacional. En un ataque de espontaneidad me decidí a participar escribiendo un pequeño ensayo de lo que consideraba “innovación”. Por supuesto sin muchas intenciones de ser escogido.

Varias semanas, y un par de fases después, me informaban de que estaba entre los 100 finalistas escogidos, y que tendría que exponer en 2 minutos a través de videoconferencia por qué soy la persona adecuada para recibir la beca. En esos momentos me encontraba en la escuela shaolin en china, donde la conexión no era nada buena, completamente insuficiente para hacer video por internet. Después de varios intentos lo conseguimos hacer a través de llamada telefónica.

2 horas después me comunicaban que les había impresionado mi currículum y mi espíritu emprendedor, y que me daban una de las becas del concurso. Una beca por valor de 32.500€ que cuesta un año de estudios en este programa. La sorpresa fue tremenda.

Como comentaba anteriormente, a veces las cosas ocurren por una razón, y esta parece ser una de ellas. Todo ha confabulado para que acabe ocurriendo. Por ejemplo, al mismo tiempo que conseguía la beca, Laura era ascendida en su trabajo a coordinadora de recursos humanos, trabajo que puede hacer de forma totalmente online.

Hasta el momento en que me dijeron “enhorabuena” no me había parado a pensar las implicaciones que esto tenía. Parar el viaje, posponer Tíbet, Nepal, dejar Sudamérica para otro momento, etc.. Y además arrastrar a Laura conmigo a Holanda! Sin embargo una oportunidad de este tipo no se puede desaprovechar, y ¡hey! Sudamérica no se va a mover del sitio…

La beca estaba ligada a pasar el proceso de admisión común para cualquier otro estudiante, que consiste en la redacción de varios ensayos, cartas de recomendación y sobre todo pasar el GMAT (General Management Admission Test). Un examen que prueba tus habilidades de crítica lectora, redacción correcta (en inglés) y habilidades matemáticas básicas). Se puntua de 0 a 800 puntos y en la universidad piden un mínimo de 600. Con 3 días para preparar el examen, y entre entrenamiento y entrenamiento de Kung Fu nos fuimos a Shanghai. Mi puntuación fue de 610.

Desde septiembre hasta el siguiente septiembre de 2012 estamos instalados en Breukelen, a medio camino entre Amsterdam y Utrecht, en un castillo de varios cientos de años. En cierta manera me sentiré como parte de los tercios viejos (un poco menos recio), pero reinvadiendo Flandes en nombre de la corona :) Esta vez, no tendré que reptar entre caponeras, sino lidiar entre trajes y corbatas y volver al mundo corporativo que tan poco me gusta pero que tanto echo de menos igualmente.

Nos vemos en Holanda!

No me interesa tu mundo

Si todavía no habéis leido el libro “Lo mejor que le puede pasar a un cruasán” de Pablo Tusset, ya estáis tardando.  Mira que en general yo soy más de ciencia ficción, pero el libro cayó en mis manos hace poco y me hacía falta leer algo en español (que de viaje solo te encuentras literatura en inglés).

Al final de la novela, una conversación entre el protagonista y su hermano. No os preocupéis, no desvela nada de la trama.

No me interesa tu mundo ni mi interesa tu gente. Puede que a veces le tome cariño a alguien, pero casi siempre es como tomarle cariño a una tortuga acuática: puedes observarla al sol de la terraza pero no puedes sentirte acompañado por ella, ¿me sigues? Yo no necesito a nadie, tú si: tu necesitas un público que te admire, espejitos que reflejen las distintas facetas de tu grandeza: mujer, hijos, amante, padres, amigos, clientes, empleados, viajar en primera, ganar medallas, tocar a Debussy, conducir un Lotus, satisfacer sexualmente a las mujeres. Yo no:  ¿Y sabes por qué? Porque la única manera en que el común de la gente puede admirar es solo una forma velada de envidia, y yo no quiero que me envidien: me da asco, me da vergüenza, me repatea. Y te voy a decir más: es posible que durante un tiempo sí estuviera enfermo: enfermo de soledad, como el patito feo, o como el neandertal erguido y lampiño en un mundo de cromañones; tan enfermo que llegué incluso a recorrer el planeta tratando de encontrar al resto de los cisnes. Pero descubrí que no hay cisnes, apenas uno o dos por cada cien patos, lo mismo aquí que en Jakarta, y me costó aceptarlo, pero terminé por hacerme a la idea. Desde entonces siento preferencia por aislarme de ese mundo que habéis inventado tan mal. ¿Qué me propones? ¿sustituir la cerveza por el gimnasio, el Metaphysical por un coche llamativo, las putas por una esposa a la que solo le interese como progenitor, y una amante que me la chupe de vez en cuando para compensar? Gracias pero ya estoy hecho a lo mío. Disfruto de la vida a mi manera y eso es mucho más de lo que puede decir la mayoría..

Vidas Nómadas

Hace unas semanas, nuestro amigo Ben de Estados Unidos (ahora mismo en Estambul), publicó un post muy interesante titulado “The end of location dependent life“. Llevábamos cierto tiempo queriéndo escribir un artículo similar, ya que resume exactamente lo mismo que vivimos nosotros, así que tras pedirle permiso, traduzco libremente su artículo, aplicándolo anuestra propia realidad.

anemone
Cada día hablo / chateo / trabajo con muchos de mis amigos y compañeros de trabajo. Normal, ¿No?

Mis compañeros de piso aquí en Estambul son de USA, Alemania, España, Brasil y México. La gente que trabaja en mi equipo son multinacionales también. Una mujer de Polonia que vive en Holanda y un Canadiense (N.del T.) Esto es por parte de Ben, pero nuestra vida es similar!).

El resto de gente con la que trabajo están en San Francisco, pero suelen moverse alrededor del mundo cada pocos meses. Un Colombiano que tiene problemas con los visados en cada país, gracias a Pablo Escobar, una holandesa que ha dedicado su vida a buscar casas con buenas vistas, y unos Españoles que viven en Malasia, trabajan con sus ordenadores portátiles mientras enseñan a bucear. (Estos somos nosotros!)

No parece que ninguna de estas personas esté demasiado lejos de mi. Me conecto, y ahí están, no importa dónde se encuentren.

Hablamos sobre la vida, política, el tiempo, trabajo, viajes (hablamos mucho de viajes!), y cómo seguir haciéndo lo que hacemos. Mientras todos venimos de vidas y trasfondos distintos y nos preocupan cosas diferentes, y tenemos distintas maneras de viajar, tenemos una cosa en común: Dificultad para quedarnos fijos en un sitio.

Las fronteras significan que cruzar a un área distinta cuesta dinero, y normalmente una prueba de que yo soy quien digo que soy. Intentar abrir una cuenta bancaria que funcione en todo el mundo significa que necesito una dirección permantente. Mi carnet de conducir actualmente tiene un apartado de correos en él – lo que me excluye de la mayoría de cuentas en el extranjero.

Prácticamente todo mi dinero es virtual. ¿Para qué necesitaría una dirección física? Pago con tarjetas de crédito o débito. Recibo mi salario mediante transferencia electrónica, y no suelo ver demasiado dinero en metálico salvo que vaya a un bar, o algún sitio donde no acepten tarjetas. Y cuando lo hago convierto mi dinero a Liras, Coronas, Baht, Kips, Ringgits, Libras o Euros. (O dólares!)

Existen dificultades, pero las acepto como parte del viaje. Mis compañeros y amigos no son de la jet set, somos algo completamente distinto. Somos pioneros de un estilo de vida revolucionario que pronto será posible para prácticamente todo el mundo. Sin ataduras geográficas, nacionales o políticas. Somos personas cuyas raíces están simplemente en un papel. Trabajamos en un país diferente cada vez que nuestro visado caduca, y trabajamos allí donde encontramos una conexión a internet.

Usamos una amplia variedad de herramientas para hacer esto posible. Internet es la puerta, y su uso eficiente es la clave.

Debajo escribo una lista de algunas herramientas que usamos para conseguirlo:

Dinero:

Todo es digital:

* HSBC o Citibank: Bancos internacionales con sucursales y cajeros alrededor de mundo.
* Cualquier banco español con bajas comisiones de mantenimiento: Con tarjeta de crédito y débito, VISA a ser posible. Importante tener el contacto directo de tu agente.
* Paypal: Clientes freelance me pagan a través de este sistema, y puedo mover el saldo a mis cuentas rápidamente.
* Mint.com – Gestiona mis cuentas online y me dice dónde tengo el dinero (Solo para USA).
* INGDirect: Hoy por hoy, una de las cuentas con mayor interés (aunque pequeño), con disponibilidad 100%

Trabajo en grupo:

* Skype: Voz, video o chat. La forma de conectar con alguien rápidamente, o hablar con la familia.
* Servicios de gogle: Gmail, Gchat, Google docs and Wave. Para gestionar proyectos, comunicación con otros miembros del equipo y mantener una presencia semi local en el país de origen, así como organización personal.(Google calendar). Tienen disponibles los modos “offline”, de forma que se pueda trabajar con ellos sin conexión. De esta forma, respondo mails en gmail sin conexión y al conseguirla se sincroniza mi bandeja de entrada. Lo mismo con el calendario, etc…

Relaciones sociales:

* Facebook: ¿Dónde están mis amigos y qué están haciéndo?
* Couchsufing: ¿Dónde alojarme? ¿Qué hacer? Gente a la que conocer
* Email: Conversaciones largas y otro tipo de comunicación fuera de skype o chats.
* Skype: Lo mismo que antes

Entretenimiento / Vida:

* Earthclassmail.com – Escanea mi correo postal y me lo envía al mail (Solo USA).
* Grooveshark.com – Música en streaming desde cualquier sitio (sin restricciones), o Spotify (Restricciones por paises). Pandora si estás en USA.
* ninjavideo.net – Películas y series de TV
* Craigslist – Alquileres, clases, actividades, compañeros de escalada, muebles, y cualquier otra cosa en cualquier sitio donde esté.
* Kayak.com – Motor de búsqueda de vuelos. También trabber.com
* Ryanair / Easyjet – Vuelos Low cost en Europa
* Tiger air – Vuelos baratos en Asia. También Air Asia o silkair.

Suena bien, y lo es. Pero significa sacrificar algunas de las cosas que muchas personas tienen como valores clave en sus vidas. Las amistades de antaño tienden a desaparecer. Es difícil mantenerlas después de años sin verlas. La vida familiar queda reducida a vacaciones, y no siempre. No hay estabilidad geográfica. Mi hogar es donde me encuentro en un momento dado. Aunque ayuda que la mayor parte de la gente con la que trabajo tiene la filosofía “Out of site, out of mind” (N del T. No me he atrevido a traducir esto!)

Mientras la mayoría de la gente se dedica a almacenar propiedades – casas, coches, ropa – Nosotros almacenamos lugares, gente, recuerdos y experiencias. Si pintaramos un mapa con la residencia actual de todos nuestros amigos, podríamos dedicar los próximos años símplemente visitándoles – ¡Y puede que lo hagamos!