Archive: Trucos

¿Recuerdas dónde has estado?

Viajamos, nos movemos, consumimos huella de carbono… pero a veces miramos atrás y pensamos… ¿dónde estaba en agosto de 2012? Ahora mismo a mi me cuesta averiguar exactamente qué hacía o en qué país me encontraba y a veces solo mirando fotos y recordando algún post aquí o en facebook me puedo acordar del país o la zona.

Sin embargo, en su omnipresencia y control, Google nos puede dar una solución. Una herramienta que muchos no conocen pero que está ahí (para bien o para mal) es el “Location History”. Basándose en tu móvil, registros en google maps, en gmail o en cualquiera de sus servicios, son capaces de colocar en un mapa tiempo y localización de forma bastante precisa, incluso invasiva hasta cierto punto. En mi caso puedo ver cuándo estoy en casa, en qué momento voy al trabajo, qué hago al salir de la oficina o por dónde paso los fines de semana.

Por supuesto, permiten borrar todos estos datos, pero en ciertas ocasiones puede ser útil. Puedes ver tu propio histórico (con cuenta de google aquí: Google Location History.

Algunos ejemplos:

Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.04.59Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.06.51 Captura de pantalla 2014-09-10 a la(s) 08.07.06

 

Lo único malo es que solo permite ver de 30 en 30 días por búsqueda, así que si quieres hacer varias a la vez toca ir mes a mes y luego juntarlo. Pero es algo!

Cómo viajar barato

Como ya hemos comentado por aquí varias veces, la clave de nuestro viaje ha sido el balance en todos los sentidos. Y uno de ellos, que no baladí, ha sido el balance económico. Y no en balde hemos terminado (o semi-terminado) con el mismo dinero con el que partimos, y sin haber reparado en gastos!

¿Cómo es posible hacer un viaje que dure indefinidamente (en teoría) sin gastar las perras? La opción evidente es trabajar. Viajas varios meses, y trabajas otros tantos. Puede ser legal o ilegalmente, para clientes locales o de casa. En trabajos profesionales, o menos profesionales, pero el caso es ganar dinero, y de paso estar quieto en la misma zona por unas semanas / meses.

Pero otra opción consiste obviamente en reducir los costes del viaje. Si nuestro presupuesto para un país determinado es de 40€ diarios, quizá esta cantidad se puede reducir sensiblemente mediante una serie de acciones y actividades muy sencillas. Y no estoy hablando de dormir en la calle, comer sobras y no hacer absolutamente ninguna actividad. En absoluto. Hablo de dormir en sitios de calidad, hacer actividades como skydiving, buceo, trakkings, etc. ¿El truco? Utilizar las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Aquí os dejamos algunos ejemplos de tareas que se pueden hacer durante el viaje para ahorrar un poco!

  • Recepcionista o limpiador en hostales
    En muchos hostales para backpackers en Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda, acogen gratuitamente a viajeros que quieran dedicar unas pocas horas al día a tareas de limpieza o administración. No será el trabajo más agradecido del mundo pero podrás ahorrar una buena cantidad mientras viajas en paises “caros”. Cuanto más grande sea el hostal más posibilidades tendrás, y por preguntar no se pierde nada! (Eso si, no esperes tener un alojamiento de lujo!)
  • Experto en social media para hoteles y actividades
    En cierta manera, todos nosotros somos un poco expertos en social media. Todos manejamos facebook como si nada, tenemos cuentas de twitter y conocemos los mejores lugares para buscar referencias en internet. Sabemos que existe google maps, tripadvisor y otros cientos de webs.  ¿Por qué no ofrecer a un hotel u hostal unas cuantas horas para escribir referencias positivas, comentarios, activar perfiles online y generar artículos en webs? No son pocas horas las que se pueden dedicar si le dedicamos un rato a pensar, y con esto podemos conseguir noches gratis en muchos alojamientos. ¿Qué podemos hacer? Aquí algunas ideas: Crear una página en facebook y llenarla con mis amigos, un perfil de linkedin, referencias en tripadvisor, un enlace en wikitravel, comentarios en blogs que hablen de la zona, dejar referencias personales en foros de viajeros, etc.
  • Webmaster
    Técnicamente me estoy tirando piedras sobre mi propio tejado, ya que me dedico profesionalmente a esto. Pero seamos sinceros, hay muchísimos alojamientos o restaurantes que no se pueden permitir pagar a un desarrollador una página web. En muchos casos ni siquiera tienen los conocimientos para hacer algo sencillo ellos mismos. Vosotros podéis pensar “Bueno, es que yo tampoco se hacer una página web”. Y la contestación es que hay cientos de sitios online donde podéis crear sitios sencillos con muy poco esfuerzo. WordPress permite por un pago mínimo tener nuestro propio dominio y plantillas, de forma que solo es cuestión de poner un poco de contenido y unas cuantas fotos!
  • Escritor de artículos
    Si llevamos cierto tiempo viajando, es posible que ya tengamos un pequeño “ejército” de seguidores. Amigos en facebook, followers en twitter, seguidores de linkedin y otras redes sociales, y además, lectores de nuestro blog de viaje. Quizá no sean muchos, 500, 1000, 5000… esto tiene mucho valor como publicidad, sobre todo si lo añades a otras tareas como las que ya hemos comentado. Puedes ofrecer escribir un artículo recomendándo la zona donde estás, y especificando que ese restaurante / hotel / actividad es IMPERDIBLE.
  • Fotógrafo semiprofesional
    Las cámaras réflex (o SLR) ahora están al alcance de casi cualquiera. La reducción de precio que han tenido hace que prácticamente uno de cada dos backpackers llevan una bajo el brazo. Sin embargo muchos de ellos la usan únicamente en automático. Si somos de los que damos el salto al manual, leemos artículos de cómo hacer buenas fotografías, y nos dedicamos a aprender y a mejorar (y usamos distintos objetivos para distintas situaciones), es posible que nuestras fotografías vayan mejorando poco a poco. Muchos negocios que no tienen acceso a una cámara réflex (o a un fotógrafo profesional), pueden ver tus fotografías como una forma adicional de promocionarse. Además de entregarles las fotografías “royalty free” para que las usen comercialmente, también suele ayudar subirlas a internet con una pequeña marca de agua y la zona donde están, de forma que google images las encuentre, y junto a ellas veamos “Zona – Hotel Paco”.
  • Relaciones públicas
    Si somos más extrovertidos, siempre podemos usar la opción de ser relaciones públicas. ¿Qué es esto? Pues básicamente un comercial. Los hoteles estarán encantados de que les lleves nuevos huéspedes, los restaurantes de que les lleves comensales, los centros de buceo de que les lleves buceadores, y todo así. Algunos te ofrecerán un pequeño porcentaje en forma de comisión y otros te ofrecerán alojamiento, o alojamiento y comida. El viajero típico está muy cansado de encontrarse con locales intentando venderle sus  productos o llevarles a su hostal, sin embargo el “western” que habla buen inglés tiene muchas más oportunidades de llevarse el gato al agua. Y esto los negocios lo saben. Así que una buena forma de ganarse el alojamiento, la cena, y las cervezas, es recogiendo a todos los nuevos turistas y llevándolos a los sitios (decentes) que te ofrezcan mejor comisión!
  • Barman
    Una evolución natural del relaciones públicas, y que en muchas ocasiones se realiza simultáneamente (y que además es totalmente compatible, primero les llevas al hotel, y por la noche a tu bar). En algunos bares te pagarán una comisión de lo que vendas. En otros te darán alojamiento y cerveza gratis, en otros directamente te pagarán algo de dinero. Todo vale! Muchas veces, juntando varios trabajos de estos (donde ninguno requiere “jornada completa”, y se puede hacer mientras estás simplemente en la playa), puedes vivir sin gastar absolutamente nada durante ciertas temporadas.
  • Aupair / house sitting / cat o dog sitting
    Algo bastante común en Estados Unidos, pero también en otros países “desarrollados”. Mucha gente que sale de vacaciones y no puede llevarse a su mascota, contrata a alguien para que la cuide. Otros, no les gusta dejar su casa vacía durante demasiado tiempo (por posibles robos, regar las plantas, evitar averías…), y buscan a alguien que simplemente “mantenga la casa”, y otros, buscan gente “niñeras generalmente”, que les ayude con los bebés o niños. ¿El pago? Depende el trabajo, pero puede ser desde el “uso y disfrute” de la casa en particular, hasta un pequeño estipendio económico para el día que tengamos libre a tomar nuestras cervezas!

 

Por supuesto, puedes hacer todas estas cosas a la vez. Depende el precio de la actividad, o el alojamiento que quieres conseguir gratis, puedes ofrecer unas cosas u otras. Quizá para una cena para dos en un restaurante puedes ofrecer simplemente una sesión de fotos. Para varias noches en un hostal, la gestión de la reputación online, etc.

¿Cuándo funciona? La clave radica en dos factores: La cantidad de competencia del lugar, y la ocupación del sitio. Si un hotel está vacío, el coste para ellos de ofrecerte una habitación gratis es muy pequeño. Sin embargo si el hotel está lleno, estarían perdiendo un cliente que SI que pagaría. De la misma forma si es el único hotel en la zona es menos probable que estén dispuestos a negociar estas cosas, pero si se tienen que pelear con otros tantos negocios alrededor, tu propuesta es básicamente publicidad muy barata.

¿Qué otras formas conocéis de reducir los costes del viaje?

Nota: Entrar a un país con visado de turista, implica que no puedes entrar en ninguna acción comercial dentro de sus fronteras. Todo lo que hemos comentado son acciones comerciales, se paguen en dinero o en especies, y por tanto, es ilegal hacerlo! Todo el mundo lo hace y no suele haber problemas de ningún tipo, pero es importante no dar mucho el cante, y hacer como que somos un cliente si viene la policía :) Ah, y nosotros no os hemos contado esto!

Nota 2: Lo ideal, sin embargo, es hacer algún trabajo que ocupe poco tiempo, y con el que produzcamos no solo lo justo para vivir, sino para ahorrar y pagarnos el transporte al siguiente sitio, o incluso para ahorrar para el siguiente destino, que puede ser más caro!

Trucos para adelgazar

Personalmente nunca me ha importado mi peso, ni los abdominales que pueda marcar. Si que me ha importado la forma física. Ser capaz de correr para coger el autobús sin dejarme los pulmones por el camino, o jugar un partido de baloncesto sin tener que hacer cuarenta descansos.

Normalmente, en nuestro mundo de oficina y trabajo estresante, tenemos que ser capaces de buscar huecos para gimnasio o deportes, de forma que levantamos el culo de la silla del trabajo, del sofá o de la cama, lugares preferidos para nuestras posaderas. Mucha gente prefiere enfrentarse al problema del sobrepeso con dietas. La dieta del melón, la del melocotón, la dieta de la cerveza o la de la marihuana. Cada persona dirá que unas funcionan y otras no. Para mi hay una cosa clave: Cualquier dieta que te diga que no puedes comer algo que te apetece en el momento que te apetece, es una mierda. Comer es un placer y la vida son dos días, asi que venga ese chuletón de kilo!

¿Cómo podemos adelgazar entonces? No es ningún truco, sino propia experiencia, esta es la manera de

Adelgazar 20 kg en 6 meses

Toma ya, suena imposible, ¿verdad? Pregunten a mi madre o a mis amigos, que me vieron cuando salí de España y cuando volví hace ya un par de meses. Esta es mi historia:

Cuando salimos de España, en 2009 pesaba 90kg. Obeso diría el médico que se dedica a llamar gorda a la gente. Jornadas laborales de 12 horas sentado frente al ordenador. Sesiones de videojuegos y dinero suficiente como para tratarme correctamente en restaurantes y buena vida gastronómica.  No era la vida más saludable a nivel nutricional. Por si fuera poco nuestro primer destino fueron los Estados Unidos. En 3 meses pesaba entre 95 y 100 kg.

No se piense el astuto lector que durante 3 meses solamente pisé McDonalds y similares. Al contrario. Hacíamos ejercicio varias veces por semana, escalada, y nos movíamos por las colinas de San Francisco en bicicleta a cualquier sitio. Teníamos una dieta más o menos equilibrada (a excepción del bagel obligatorio para desayunar), y no nos pasábamos en cantidades. Es un problema del origen de los alimentos y la forma en que los tratan, que induce obesidad, sin necesidad de comida rápida.

Tras una breve estancia en Nueva Zelanda, llegamos por fin al sureste asiático donde iniciamos una dieta propia malaya. Arroces, fideos, pescado, y cantidades mucho menores. 4 meses después, viajando, buceando y comiendo alimentos locales y preparados a su manera pesaba 75kg (No tenía ese peso desde los 14 años). Por supuesto que de vez en cuando nos dábamos caprichos. Preparábamos tortillas de patata, íbamos a restaurantes, o hamburguesas de vez en cuando. Pero la dieta general, era la asiática, combinada con una vida libre de estrés, felicidad y movimiento.

En general, estos son los trucos para adelgazar que podemos lanzar desde aquí:

  • Viaja, muévete, y come local (salvo si estás en paises desarrollados).
  • Líbrate del estrés
  • Haz un deporte que de verdad te guste y disfrutes (no ir al gimnasio). Escalada, biciturismo, buceo, etc.
  • Tírate 4 meses por asia comiendo noodles y arroz en sus cantidades. Será suficiente para mantenerte y bajarás mucho peso.
  • Reduce la cerveza. Lo se, esto es el punto más difícil.
Vamos, que al final es una cuestión de moverse y ser feliz, como hemos ido diciendo en este blog desde hace ya unos años!
NOTA: Tras volver a Valladolid y estar 15 días en casa gané 5 kg.

Vidas Nómadas

Mucha gente en España piensa que estamos en unas vacaciones de muchos, muchos meses. Muchos otros, se preguntan cómo podemos seguir viajando durante tanto tiempo sin arruinarnos, teniendo en cuenta que hemos pasado no solo por países “baratos” sino también por otros más caros (Australia, Nueva Zelanda, o Estados Unidos). Además, tampoco nos cortamos de nada. Hacemos buceo, nos tiramos en paracaidas, disfrutamos de las delicatessen culinarias de cada sitio y no nos conformamos con cualquier cuchitril con cucarachas para dormir.

La respuesta es sencilla, ni estamos en un “gap year”, ni utilizamos nuestros ahorros, ni vivimos de nuestros padres. Trabajamos en el camino. Ahorramos bastante dinero antes de salir, pero ese dinero es un fondo reservado para cuando queramos “volver” a algún sitio y montar una casa o un negocio. Por el resto, ahora mismo tenemos prácticamente el mismo dinero con el que hemos salido. ¿Cómo es esto posible?

Pues con un estilo de vida nómada, donde lo que importa no es solo viajar, sino también mantener un estilo balanceado y ser capaz de mantenerse indefinidamente con este estilo. En otras palabras: ¡Trabajar durante el viaje! Ya hablamos sobre un estilo de vida nómada hace tiempo.

Si tienes paro, mucho dinero, un mecenas, una pensión o inversiones que te reportan un salario mensual, estás de suerte. Pero este no es el caso del que hablamos aquí. Hablamos de viajeros, nómadas, que tienen una nómina generalmente más reducida que en casa, pero que les permite mantenerse de viaje, allá donde quieren y de la forma que quieren. Trabajando lo justo, sin estrés. Lo que algunos llaman “La jornada laboral de 4 horas semanales”, pero sin explotar a nadie ni especular con el trabajo de otros.

Esto puede ser más fácil o más difícil dependiendo de nuestra profesión, y de lo que estemos dispuestos a trabajar. No es apto para vagos o gente con poca motivación o fuerza de voluntad. Profesionales como diseñador gráfico, programador, traductor, escritor, etc… tiene más facilidades para convertirse en nómadas, pero lo que hemos aprendido es que cualquier profesional de cualquier área puede modificar su actividad de forma que la pueda realizar desde cualquier parte del mundo.

El concepto de tiempo cambia bastante. Dado que nosotros estamos viajando sin fecha de vuelta, nos podemos permitir estar en un lugar tanto como queramos, o más bien tanto como el visado nos permita. Y si queremos estar más tiempo siempre podemos hacer un “visa run”, es decir, salir al país vecino y conseguir un nuevo sello de entrada. Al estar más tiempo del habitual para un viajero en un sitio concreto llegamos a conocer mucho mejor a la gente local, pasamos a ser sus vecinos y no sus clientes, cogemos confianza, nos cuentan sus cosas, les contamos las nuestras. Aprendemos, al fin y al cabo.

Las necesidades también cambian. El ordenador portátil irá siempre a la espalda, y disponer de una conexión a internet decente pasa a ser una prioridad en cada sitio. Bien con un pincho 3G, con wifi gratis o con un cable. Aunque esto parezca muy difícil en realidad no lo es. La conectividad es global y es MUY fácil (aunque no muy barato) conectarse desde prácticamente cualquier parte del mundo.

¿Quieres saber más? Dentro de muy poco tendréis publicado un libro que se llamará “Vidas Nómadas” que explica en detalle cómo cambiar tu vida y convertirte en un nómada 2.0. Cómo mantener un viaje balanceado con el estilo de vida que queremos. Mientras tanto, también te podemos ayudar desde Nomadum Consultoría de Viajes.

Para más información contacta con nosotros :)

Comprar billetes tren China

Todos aquellos que quieran darse una vuelta por China, se darán cuenta en seguida de que el país no es especialmente pequeño. Si bien está relativamente bien conectado por avión, esta opción es más cara y generalmente no tan conveniente.

Entrada al tren chinoEl tren sin embargo, ofrece ese romanticismo especial que además nos permite disfrutar de paisajes increibles. Por otra parte es una forma excelente de socializar e intentar comunicarnos con chinos que en ocasiones, seremos los primeros occidentales que vean!
Por otra parte, nos permite ir durmiendo tranquilamente mientras los kilómetros pasan a nuestro lado, llegando unas cuántas horas más tarde perfectamente descansados, si somos capaces de dormirnos en las condiciones que acontecen, claro.

Los trenes chinos no tienen nada que envidiar a los españoles. En general son relativamente modernos, rápidos y no tienen demasiados retrasos. Algunas clases son más convenientes que otras y por tanto, más cómodas pero más caras.

Estas son las opciones que tenemos generalmente (aunque varía en función de cada tren):

  • Standing: Esto quiere decir, “de pie”. Vamos, que no tienes asiento. Te puedes colocar en el pasillo, entre los pies de la gente, en los espacios entre vagones o en el baño (no muy recomendable). Es la opción más económica y algunos la utilizan incluso para trayectos de más de 10 horas. Algunos se llevan pequeñas sillas plegables, otros simplemente intentan hacerse hueco en los asientos. Depende cómo de lleno vaya el tren, puede ser una opción bastante fatídica. Imagináos el metro de vuestra ciudad grande favorita en hora punta, y en un trayecto de 8 horas. Los chinos lo compran o bien por ser la opción más barata, o porque no quedan más tickets de las otras clases.
  • Hard Seater: Son filas de 2 y 3 asientos respectivamente, con una pequeña mesa entre medias. Entre estos asientos es donde se colocan los que van de pié y es normal ver 6 personas sentadas en la fila de tres asientos. (En el único tren que cogimos nosotros en hard seater, una mujer embarazada tenía intención de estar 6 hroas de pié, asi que le hicimos un hueco). Tampoco es lo más cómodo del mundo, sobre todo si el tren va muy lleno, pero no está mal para trayectos cortos.
  • Soft seater: Son asientos un poco más decentes, estilo butaca, colocados de dos en dos. No está disponible en todos los trenes, generalmente solo en cortas distancias.
  • Hard sleeper: Las opciones cañeras por antonomasia. El método más común de viajar en china. Básicamente meten un montón de literas en grupos de tres en tres en el vagón. Sin compartimentos ni nada por el estilo. Hasta 66 plazas en cada vagón. La litera de abajo suele ser algo más cara, ya que en general es mucho más cómoda (te puedes sentar sin problemas, y tienes la mesa). Mientras que la superior es la más barata por el incordio de tener que subir, y tener el techo a medio palmo. Si cogemos un tren que ha empezado en otra ciudad, es posible que alguien haya usado nuestra cama antes, y no siempre cambian las sábanas (truco: Suelen guardarlas debajo de las primeras literas del vagón).
    Aunque suene muy mal, en realidad es relativamente cómodo y se puede conseguir dormir (imprescindible máscara y tapones para los oidos). No hay muchos lujos ni comodidades, pero cumple el objetivo.
  • Soft sleeper: Por un poco más de precio, podemos subir de clase al “soft sleeper”. Son cabinas con cuatro camas divididas en dos literas. La puerta se cierra y nos quedamos la mar de cómodos. Tenemos enchufes, un termo de agua y un poco más de intimidad. Las camas son un poquito más grande y hay más espacio por arriba.

En los dos casos de literas, el revisor nos cogerá nuestro ticket al principio del trayecto y nos dará a cambio una pequeña tarjeta que indica nuestra cama. Unos 15 o 20 minutos antes de nuestra parada, vendrá a cambiarnos el ticket de nuevo (y a despertarnos si estamos dormidos). Es importante no tirar el ticket, ya que en muchas estaciones lo piden para salir.

En el tren hay baños y grifos suficientes, aunque por la mañana se suele acabar el agua, y el estado del “squat toilet”, o baño de sentadilla, suele terminar bastante mal. Pasan suficientes camareros ofreciendo noodles, o platos con arroz, pero si esto no es suficiente, en cada parada tendremos otro gran abanico de opciones (fruta, galletas, bebidas, etc).

Otro tema importante es cómo comprar los billetes. No esperéis que hablen inglés en la taquilla, asi que es importante que alguien nos escriba en un papel Origen -> Destino, número de tren, tipo de asiento, fecha y hora. Las colas suelen ser bastante grandes y en ocasiones las mujeres se desesperan. No nos queda más remedio que jugar con la paciencia y una sonrisa si no queremos que nos echen de la cola.

Este es un billete de tren normal:

Ticket tren china

Es importante también tener escrito el nombre de las ciudades en chino y su provincia (Henan, Anhui, Shanxi, etc), ya que probablemente nuestra pronunciación no sea especialmente buena y hay ciudades con numbres muy similares (Longyan – Luoyan),  y podemos acabar en la otra punta del país!!!