Archive: Gente

Cuatro meses y medio

¿Qué es viajar?

Viajar es salir de la zona de confort. Es estar en un sitio donde no habías estado antes de la misma manera o en el mismo contexto. Es vivir nuevas experiencias y compartirlas. Es aprender y disfrutar.

Tener un bebé, no deja de ser, en cierta manera, viajar, y sin duda el más importante viaje de nuestras vidas. Casi 5 meses ya.

Mara

¡Y cómo pasa el tiempo!

Cómo hacer dedo o Autoestop

Picture by Bobulix

El autoestop o “dedo” es un método de transporte que suele dar respeto, pero que en muchos sitios es no solo adecuado, sino recomendable, es el auto stop. O hitchhikkng en inglés. Se puede realizar con seguridad en muchos países y nos permite además de ahorrar dinero, conocer gente durante el trayecto. Tanto es así que en muchos países se ha convertido en un estándar entre backpackers para poder moverse de un sitio a otro cuando los recursos son limitados y se busca sensación de libertad.

Sin embargo, no nos tenemos que engañar. El autostop es cansado, requiere tiempo y esfuerzo. Implica tener que andar y moverse dentro de una ciudad y ser flexible a poder cambiar planes, pero si se hace correctamente puede tener muchas ventajas. Añadir cierta aleatoriedad al viaje hace que vivamos una aventura más interesante, y durante el trayecto probablemente podremos conocer todo tipo de personajes. Locales y turistas, que conviene conocer en profundidad.
Aquí van una serie de consejos, para que podáis disfrutar de esta aventura en vuestro siguiente viaje.
  • Colocación y posición: El lugar donde nos situamos es sumamente importante. Debemos situarnos siempre en las salidas de las ciudades, o entradas en autovías (pero no dentro de la misma), siempre en dirección hacia nuestro destino. Las salidas de gasolineras, cruces y otras paradas donde los coches bajan de velocidad son perfectos, siempre en zonas bien visibles y con espacio para frenar y parar con seguridad. Debemos evitar espacios como cambios de rasante, o lugares en el medio de la “nada” donde los coches pasarán a 120km/hora y ni se darán cuenta que estamos ahí.
  • Seguridad: estemos donde estemos siempre debemos elegir un lugar seguro tanto para nosotros como para el conductor. Nosotros deberemos estar en el arcén o en la cuneta, incluso si hay quitamiedos al otro lado del mismo. Si vamos andando, siempre por el lado contra los coches (Es decir, en España por la izquierda) y en el arcén o lo más apartado posible de la carretera. En Europa está prohibido ir andando por autovías y autopistas.
    Respecto al coche, debemos buscar una posición donde nosotros y nuestro cartel seamos bien visibles, y haya espacio para frenar y parar. Ningún coche va a parar si conduce a 120, y no hay sitio en el arcén para parar sin molestar al tráfico.
  • Cartel o indicadores: Aunque mucha gente no lo utiliza, y esto no es un problema en carreteras donde solo hay un posible destino, tener un cartel con tu destino final puede ayudar al conductor a saber si debe pararse o no. Quizá vuestro destino está de camino o puede hacer un desvío y os puede sugerir una ruta, en lugar de hacerle parar para nada. El cartel debe ser suficientemente visible y claro, por lo que se recomienda haceros con un buen rotulador y varios cartones suficientemente grandes para ir creando las distintas partes de la ruta.
  • Evitar la noche: Parece evidente, pero en la medida de lo posible hay que evitar la noche, tanto por seguridad como por que será mucho mas difícil que nos vean a nosotros y a nuestro destino. Además, a nadie le gusta quedarse perdido en el medio de la nada en un sitio donde nadie para.
  • Da conversación: Cada conductor tiene sus razones para parar a un autoestopista, pero en muchas ocasiones, además de por hacer un favor, es por tener conversación y conocer gente. No entres al coche y te quedes callado todo el trayecto. intenta conocer a tu conductor y habla con el o ella. Interésate por quién es y déjale que te cuente o cuéntale tu vida. Tampoco acapares la conversación y seas un “pesado”.
  • Conduce tu: En ocasiones, cuando el viaje es largo, el conductor nos puede proponer conducir a nosotros. Al conductor le ayudamos a descansar y nos ganaremos lo kilómetros. También podemos proponer pagar algo de dinero para gasolina, o pagar alguna comida o bebida. ¡Ojo, solo si el conductor nos lo propone!
  • Cantidad de viajeros: Una o dos personas suele ser lo ideal. Las chicas tienen más posibilidades de que las paren, y después las parejas. Más de tres personas, aunque complicado, es también viable. Por último, cuando se hace auto estop solo, hay que vigilar más con la seguridad personal, aunque por otra parte es más sencillo que alguien nos recoja.
  • Conoce el terreno: Antes de aventurarte a la carretera, es muy importante saber dónde te mueves. Un mapa de carreteras y de ciudades suele ser bastante importante para poder recalcular tu ruta. Además de buscar en internet los lugares donde es mas fácil colocarse, también debemos preguntar si hay zonas poco seguras que debamos evitar. En ocasiones nos dejarán en el medio de un cruce o una intersección donde debemos buscar otro ride. Planificar la ruta nos ayudará a evitar sorpresas o quedarnos en el medio de la nada. En ocasiones es mejor esperar al siguiente coche que nos pare y cuyo destino sea mas adecuado, que montarnos en la primera opción que veamos disponible. Algunos recursos: HitchWiki.
  • Se gracioso: Cuando nada funciona, a veces hay que conseguir que nos vean con mejores ojos. No es raro ver a algún autoestopista disfrazado, o con algún cartel que haga gracia, y consiga que te paren.
  • Dinero de emergencia: Pase lo que pase, siempre debemos tener suficiente dinero como para comprar un billete de tren o autobús. Si llevamos más de una o dos horas esperando probablemente es que estamos en el sitio incorrecto, o que hemos tenido mala suerte, y podemos pensar en hacer noche o buscar una alternativa

En definitiva. Es una experiencia que puede ser muy divertida, interesante y nos permite conocer gente. Pero también puede ser cansada y muy tediosa. Es independiente del nivel adquisitivo que tengas ya que es simplemente una experiencia distinta (aunque si viajes corto de dinero, te ayudará a ahorrar). Y por supuesto, por supuesto, nunca olvides tu toalla.

Vuelta a Couch Surfing

Couchsurfing fue lo que hizo que Laura y yo nos conociéramos. Ha sido lo que ha hecho que viajáramos por medio mundo conociendo culturas locales y personas increibles. Nos ha creado amistades que han durado años y siguen durando y nos ha dado experiencias que difícilmente se podrían conseguir de otra manera. Estábamos tan agradecidos que decidimos dedicar nuestro tiempo a trabajar con ellos tanto en Estados Unidos como durante el viaje. Si bien técnicamente la herramienta (o la web) no era la mejor, era la comunidad la que brindaba todo su potencial. Varios millones de usuarios apasionadamente dedicados a hacerlo realidad. Voluntarios, embajadores, guías, traductores, etc. Sin embargo, como todo, tiene su final.

Muchos nos preguntan: ¿Cómo es que viajáis así a ciegas a casa de gente? o ¿Cómo es que dejáis entrar en vuestra casa a cualquier desconocido? La realidad es que hay todo un sistema donde puedes conocer a una persona bastante por el perfil que tiene. Así puedes elegir a alguien que se adecue más a tu perfil o a tus gustos, y después ir hablando con ellos por email hasta que decidas a ir a su casa (o aceptarle en la tuya). Las referencias de otros viajeros también ayudan mucho y hacen que el sistema sea bastante seguro y eficaz.

Sin embargo hace ya unos años, la compañía se convirtió en “for profit”. Apuntaron a un nuevo director que nunca en su vida había hecho couchsurfing y que nunca llegó a tener el contacto de verdad, e intentaron sacar beneficio de la empresa. Más de ocho millones de usuarios compartiendo experiencias, organizando actividades y colaborando con la comunidad empezaron a sufrir. Los colaboradores de toda la vida que habían dedicado cientos de horas a traducir, moderar y organizar actividades se sentían defraudados y su compromiso empezó a decaer.

A nuestra vuelta a Barcelona decidimos darle otra oportunidad. Ahora tenemos una casa grande y una habitación de invitados, por lo que es el cocktail perfecto para seguir viajando en nuestra propia casa y alojar gente de todo el mundo, que se añadirían a los cientos que ya alojamos antes de salir de viaje. Así que modificamos nuestro perfil y pusimos el estatos como “Maybe” (Quizás), ya que si pones tu perfil como “Si,  quiero alojar” se pueden recibir decenas de peticiones para un solo fin de semana, por lo que de esta manera se puede llegar a filtrar un poco.

El resultado ha sido bastante decepcionante. Por supuesto que antes había “freeloaders” o “jetas”, o incluso gente que lo utilizaba únicamente con fines “sexuales” (Fucksurfing decían algunos), pero no tantos como ahora. Hace años era normal recibir un 20 o 30% de peticiones sin ningún cariño, copiadas y pegadas que ni siquiera se habían mirado tu perfil para ver si podría ser interesante. Simplemente querían una cama gratis. Sin embargo en el periodo que llevamos probando el 97% de las peticiones recibidas (29 de 30) han sido absolutas aberraciones que ni me he molestado en contestar.

Es una técnica habitual en tu perfil, poner pequeñas palabras clave para que la persona lo mencione en su petición.  (Por ejemplo, podéis ver el mío: http://www.couchsurfing.org/people/sergiogh/) Además de escribir sobre lo que te gusta y tus intereses, pides al “surfer” que se lo curre un poco y te diga por qué específicamente le gustaría ir contigo y no solo por la cama gratis. ¿Trabajáis en el mismo entorno? ¿Has viajado por un país que el o ella quiere ir? ¿Tocáis el mismo instrumento? ¿Habláis el mismo dialecto chino? Lo que sea, pero que haya un nexo de unión.  Si esto no existe, puedes asumir que simplemente están buscando una forma gratuita de viajar.

Cuando nosotros viajábamos, hacer couchsurfing podía incluso ser más caro que ir a un hostal o hotel, y de hecho íbamos variándolo según nos apetecía. Es de buen invitado llevar un regalo al anfitrión y tener algunos detalles con ellos. Por ejemplo invitarlos a cenar, o prepararles una comida tradicional (ver nuestra colección de tortillas de patatas por el mundo). Esto en algunos países puede acabar siendo más caro que simplemente pagar un alojamiento.

¿Qué alternativas hay ahora? Exactamente igual, ninguna. De momento estamos probando otras redes de viajeros como bewelcome, pero no tienen la misma comunidad y cantidad de gente, incluso otras opciones como Airbnb (donde además de alojar a viajeros, te pagan). Por nuestra parte seguiremos viajando todo lo posible, de hecho en breve tenemos una escapada planificada donde haremos couchsurfing de forma intensiva. Dentro de la red con cientos de miles de freeloaders todavía es posible encontrar miembros de la vieja escuela, con alguna banderita en el perfil diciendo que fueron voluntarios, que fueron embajadores y organizaron cientos de reuniones, o que de verdad, de la buena, creyeron en un proyecto que está agonizando.

¿Cuántos países has visitado?

De vez en cuando es común encontrarse “cazadores de países”. Este tipo de viajero, wanderlust, explorador, aventurero o backpacker, tiene una única misión en mente: Pisar tantos países como sea posible. Y cuando digo pisar es que en realidad es eso: Pisar e irse inmediatamente al siguiente. Poner una marca en el mapa de “conseguido!” y buscar la excusa para ir hacia el próximo destino.

Para algunos es un tema de ego. “He estado en más países que tu”. Para otros un reto personal, otros simplemente quieren haber estado en todos los continentes del planeta, pero la pregunta es… ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene estar 2 días en una ciudad para marcharte sin haber vivido ni una sola experiencia reseñable?

En un caso, conocimos a una persona que tenía un tatuaje con un mapa del  mundo en la pierna. Cada país que visitaba, rellenaba de color el país en el mapa, y su intención era tener todo el tatuaje cubierto de tinta. Esta persona estuvo solo 2 días en las islas Cook, y apenas 4 meses para recorrer todo sudamérica.

En los dos años que llevamos viajando, hemos recorrido muchos menos países que otros viajeros, nos hemos movido menos y hemo ido más tranquilos. “Slow travellers” que dicen, o simplemente ir despacito, para ver lo que hay a tu alrededor. Hemos pasado meses (que no semanas) en diferentes lugares, lo que nos ha permitido conocer de cerca a sus habitantes. Coger confianza con su gente, y aprender cuáles son sus problemas e inquietudes. Cuando uno pasa dos días en cada sitio difícilmente puede salir del ajetreo del turista, aunque sea un mochilero.

¿Cómo prefieres viajar tu?

Vida en una escuela china

Muchas cosas en la vida se mueven por consejos y recomendaciones de otras personas, y es así como nosotros hemos venido a parar aquí, a una escuela shaolin a los pies del monte Yuntai, a hora y media desde Zhengzhou, capital de la céntrica y extremadamente poblada región de Henán.

Nuestro interés se centró en la posibilidad de aprender de primera mano el arte del Kung Fu y del Tai Chi con maestros chinos altamente cualificados, así como aprender algo de Chino, que nos permita seguir viajando por el país de forma más fácil.

La escuela, que inicialmente estaba en la ciudad, fué trasladada hace 2 años a esta zona, dónde el aire es más limpio, y la montaña ofrece muchas posibilidades de entrenamiento al aire libre. Para ello adquirieron un hotel que estaba en venta, y lo remodelaron como escuela: las salas de la planta baja cumplen la función de clases, y las habitaciones están ocupadas por los niños chinos más pequeños. Duermen 6 niños en literas, con tablas por somiers, y apenas un colchoncillo (y no todas las camas lo tienen). En la planta superior se encuentran las habitaciones de los estudiantes internacionales (2 personas por habitación), los estudiantes chinos mayores, y los Shi Fu’s, los maestros shaolines.

Teniendo en cuenta la pobreza de China, y en concreto de esta región, las condiciones de vida son elevadas. Teniendo en cuenta la educación y el entrenamiento que reciben, así como todas las comidas y habitación, esta se podría considerar como una escuela privada china. Tener una educación Shaolin es algo que está muy bien considerado, siendo incluso más importante que la escuela en algunas familias. Los niños empiezan a entrenar desde muy jóvenes, desde los 6-7 años, y los mejores de mayores se convierten en maestros shaolines.

La rutina diaria seguida por estudiantes chinos e internacionales sin distinción empieza a las 5.40h. Durante 1h corremos, estiramos y entrenamos generalmente movimientos de Kung Fu. A las 7h desayunamos, y de 8 a 11.30 volvemos a entrenar: vuelta a correr, estiramientos y entrenamiento específico, cada uno en su forma elegida: Kung Fu, Sanda (boxeo chino), o Tai Chi. Mientras tanto los niños estudian en las clases. A las 12h comemos y descansamos hasta las 3h. Por la tarde algunos siguen entrenando, otros van a clases de chino, y los niños durante 1,5h estudian sus asignaturas, y 1,5h entrenan kung fu. A las 18h se terminan las clases y entrenamientos, y a y media cenamos todos. Después de la cena tenemos 1h de entrenamiento, obligatorio para los estudiantes chinos, y libre para los estudiantes internacionales. Y a las 21h todo el mundo a dormir! Al día siguiente otra vez!

En cada una de estas horas nos tenemos que presentar en la entrada, lo llaman reuniones, y vendría a ser la manera de pasar lista, o de estar todos juntos y super puntuales para los entrenamientos. La puntualidad es un concepto muy estricto en la escuela, y suele ser penalizado con 50 flexiones la primera vez, 100 la segunda, etc.

Tenemos 1 día libre a la semana, los martes, que cumple las funciones del domingo, solo que entre semana. Este día es el ideal para ir a las ciudades de alrededor a comprar, pasear o comer algo distinto a la comida de la escuela, como comida occidental. Y si no, es ideal para descansar los musculos que durante una semana han sido duramente machacados! Tenemos también una mañana libre (los viernes), que sirve para descansar, ir de compras a la ciudad más cercana, Fengzhou, y poner la lavadora. Y una vez a la semana nos hacen revisión de habitación: el director de la escuela junto con los maestros pasan habitación por habitación para controlar que la cama está hecha, todo está limpio y sin polvo, si hemos pasado el aspirador por la moqueta, etc. y le ponen una bandera a la habitación más limpia! Pero no nos podemos quejar, a los estudiantes chinos les revisan los maestros la habitación cada día!

La comida de la escuela es abundante y relativamente buena. Rica en verduras, baja en proteinas (teniendo en cuenta el desgaste, la verdad es que un poco más de proteinas no vendrían mal, pero..), y siempre arroz para comer y noodles (fideos chinos) para cenar. Suelen venir acompañadas del prototípico pan chino, solo que en vez de estar frito como en los restaurantes chinos de casa, están calentados al vapor (no nos queda muy claro cómo los hacen). Y nosotros complementamos las comidas con fruta (platanos sobre todo) y algún que otro café (Nescafé de sobre). Y en caso de desesperación, tenemos una pequeña tienda en el comedor donde venden helados, chocolates, bebidas en lata (Coca-Colas, Red Bulls, etc.) y agua embotellada.

El tema del agua es interesante: en todos los trenes de china, y en las escuelas también, tienen un hervidor de agua grande conectado a una tubería, este agua está siempre hirviendo. La mayoría de la gente utiliza este agua para calentar los noodles (cuando compras fideos en un supermercado chino suelen venir en un cubo, le pones agua dentro y las especias y verduras deshidratadas que acompañan al paquete, y los fideos se cuecen en unos minutos, y así tienes una sopa de fideos china en sólo minutos -ideal para viajes largos en tren!). En la escuela nosotros utilizamos ese agua para desinfectar nuestros platos y cubiertos/palillos de bacterias que puedan haber en el agua, y para los cafés. Y los estudiantes chinos la utilizan para llenar sus botellas de agua por la noche, para así al día siguiente tener agua para entrenar. Hasta aquí llega la pobreza, donde estos niños no se pueden permitir comprar ni botellas de agua (0.5l cuesta 10 centimos de €, 1.5l 25 céntimos de €, garrafa de 12l 1€).

Nuestra experiencia en la escuela no sólo no está resultando interesante por el entrenamiento y las clases que estamos recibiendo, sinó también por la experiencia de convivir con niños chinos, y de adentrarnos un poco más en su cultura.

PD: De nuevo, cuando tengamos una conexión mejor, subiremos fotografías a mayor resolución, y muchas más.