Archive: Actividades

Cómo sobrevivir en Berlín, por una expat española

(Nota, este es un guest post)

Como dice la web de Berlunes, dedicada a los españoles que van a la capital alemana, “ellos tienen Mallorca, nosotros tenemos Berlín”. Cada vez somos más los que elegimos esta ciudad como sitio donde vivir. Ya se nos considera el tercer grupo más numeroso de extranjeros, sólo por detrás de turcos y polacos. A pesar de que Berlín y España se encuentran en el mismo continente y a sólo unos miles de kilómetros, hay muchas diferencias culturales entre nosotros. Al principio algunas te chocan más que otras, pero la verdad es que te acabas acostumbrando, y tanto es así que puedes llegar a cambiar tus hábitos parcialmente cuando estás en Berlín y sorprenderte por cosas que antes te parecían normales en España cuando vuelves de visita.

1. Amarás el kebab sobre todas las cosas

KebabBerlin

Flickr: AleGranholm

Los kebabs, junto con el currywurst, son sin duda la comida oficial de Berlín. Los puedes encontrar en cada esquina, de hecho hay más kebabs en Berlín que en la propia Estambul, ya que se dice que se inventó en la capital alemana. Y lo mejor es que están abiertos a todas horas, y en todas partes. Aunque no sólo kebabs, China Box o sitios de pizzas son también un habitual en cualquier estación de metro. El pasillo del transbordo de Alexanderplatz es una explosión de aromas mezclados entre asiáticos, orientales y Mcdonald’s.

BrunchBerlin

Flickr: andreas hagerman

El brunch, comida que se hace entre el desayuno y el almuerzo, es otra cosa típica a realizar en Berlín un fin de semana. Olvídate del vermut, o de quedar con amigos un domingo por la mañana para tomar unas cañas y unas bravas, salvo que vayas a algún bar español. Puedes ir a algún sitio que dispongan de carta, en la cual hay varias propuestas de desayuno, siempre acompañadas por una cesta de pan, o bien un buffet. Prenzlauer Berg y Kreuzberg tienen algunos de los mejores locales para “brunchear”.

2. No nombrarás la cerveza en vano

Cerveza

Flickr: hifix

Una de las cosas que más me sorprendió al llegar a Berlín fue la cerveza. De sobras es conocida la afición de los alemanes por la Bier, lo que no me esperaba es que prácticamente sólo la hubiera de medio litro y que fuera más barata que el agua. Además es legal beber por la calle, así que es habitual encontrar a gente que se juntan para beber en cualquier estación o plaza. Los Spätis, lo que sería el badulaque o los chinos en España, venden cerveza durante toda la noche, otro hecho insólito para una barcelonesa como yo. Cuando he vuelto a casa de vacaciones y me he pedido una cerveza en un bar, la caña normal me ha llegado a parecer demasiado pequeña.

3. Santificarás las fiestas

Fiesta

Flickr: Alex Griffioen

Si hay algo por lo que son famosos los berlineses es la fiesta. Clubs como Berghain, Trésor o Watergate son el paraíso para los amantes de la música electrónica. Siempre había pensado que en España era donde la fiesta duraba más en Europa, hasta que llegué a Berlín. Sitios como el mencionado Berghain o el ya desaparecido Kater Holzig se mantienen abiertos durante todo el fin de semana. Si vas a salir por la parte oriental o por Kreuzberg, una ventaja es que no tendrás que arreglarte demasiado, es más, puede ser que no te dejen entrar a alguna discoteca por ir demasiado arreglado. También puede ser que no te dejen si creen que eres turista, dentro de la tendencia actual de ser cada vez más estrictos en su política de entrada. ¿Lo ideal? Ir en grupos pequeños y estar callado lo máximo posible.

Los alemanes además son también muy aficionados a las fiestas en casa, las llamadas WG-Parties. Nada que ver con las fiestas que celebramos en casa de algún amigo en España, que somos máximo 20, todos en el comedor, bebiendo y hablando. Aquí se celebran por todo lo alto en casa de alguien que sea un amigo de un amigo de un amigo, con dj, y gente desconocida repartida por todas las habitaciones. Aunque es difícil asistir a alguna si no tienes contacto con alemanes.

4. Honrarás a WG-Gesucht y a “Españoles en Berlín”

Una de las cosas más difíciles de vivir en Berlín es encontrar piso. Según en qué época del año vengas, puedes llegar a mandar unos 20 emails diarios, pasar por interminables castings y renunciar a todas tus aspiraciones de vivir en algún sitio del centro, antes de encontrar una habitación o un piso. La web de WG-Gesucht es la página favorita. En el momento de máxima desesperación es posible que no te despegues de la pantalla del ordenador y la actualices cada 5 minutos por si llega alguna oferta nueva. En el grupo de Facebook de “Españoles en Berlín” van apareciendo peticiones y ofertas de pisos, junto con cualquier otra cosa que puedas necesitar: muebles, médicos, libros, gente con quien quedar, etc.

5. No tirarás las botellas vacías

El Pfand era una palabra completamente desconocida al llegar a Berlín, pero que hoy en día forma parte de nuestro vocabulario, y ni siquiera nos hemos molestado en traducirla. Cada vez que compras alguna bebida en botella de plástico o cristal, te cobran una parte del precio, que te devuelven una vez llevas la botella vacía al establecimiento. Es muy habitual irlas almacenando en casa durante días e incluso semanas, para luego llevar el cargamento de botellas vacías al supermercado. No lo descubrí hasta un par de meses después de vivir aquí. La de botellas con Pfand que llegué a tirar…

6. No perderás la paciencia con los camareros

Mención aparte merece el servicio en la mayoría de los restaurantes que sólo responde a un adjetivo: malo. Van lentos, nunca sonríen y parece que sirvan a regañadientes, y lo peor es que después piden propina. No, no la piden, la exigen. La mayoría de españoles a los que he conocido no acostumbramos a dejar prácticamente nada de propina, aunque los camareros han desarrollado otra técnica, y es que si algo cuesta 5,20€, y tu dejas 6€, seguramente no hagan el amago de devolverte el cambio. ¿La solución? Quédate esperando hasta que te lo devuelvan y dejar entonces lo que consideres

7. No te olvidarás del Club Mate

ClubMate

Flickr: poolie

Los alemanes adoran las bebidas con gas, ya sea el agua, hay que pedirla extra sin burbujas si la quieres natural, el Apfelschorle, zumo de manzana, o bien el té, el conocidísimo Club Mate. Se puede encontrar en cada casa, oficina y club de Berlín, de hecho, en el sector de start-ups, muy creciente en la capital alemana, es muy frecuente encontrar que en las ofertas de trabajo te aseguran una “Club Mate flatrate”, algo así como tarifa plana de esta bebida. Beber un par de sorbos y añadirle vodka es una práctica común en cualquier club que se precie.

8. No pronunciarás el alemán incorrectamente

Es cierto que prácticamente no hace falta hablar alemán para vivir en Berlín. Conozco a mucha gente que lleva aquí un par de años y todo su conocimiento se reduce a pedir una cerveza o dar las gracias. Pero también son muchos los que sí lo hablan, o almenos lo intentan. Es muy típico pedir algo en alemán en un restaurante, que la camarera te conteste en inglés, pero tú le sigas hablando en alemán en lo que acaba siendo una especie de diálogo de besugos. Es más, si la palabra no está perfectamente pronunciada es muy probable que ni la entiendan.

Una de las principales quejas de los berlineses hacia los españoles es que somos muy ruidosos. En cualquier sitios se nos ve, mejor dicho se nos escucha a la legua. En más de una ocasión nos han amonestado por hablar demasiado alto. Con esto sí que es difícil adaptarse.

9. No dejarás de relacionarte con españoles ni evitarás a los alemanes

A pesar de que al llegar a la ciudad, todos nos hagamos el propósito de intentar mezclarnos con los berlineses, lo cierto es que acabamos juntándonos con españoles sin remedio. Hay varios sitios en los que es frecuente encontrar españoles, y nuestra proliferación por la ciudad ha propiciado la apertura de locales para nosotros como la Librería-Cafetería Bartleby, el Bar Raval o el Restaurante Feliu, donde se puede degustar comida de la tierra y leer libros en castellano. Aunque con el tiempo irás añadiendo gente de otros países a tu grupo, gente que conozcas en el trabajo o de fiesta, por lo que estarás siempre rodeado de todos los idiomas posibles, ya que Berlín es uno de los destinos favoritos de los jóvenes inmigrantes europeos.

10. Codiciarás los bienes ajenos

Mauerpark

Flickr: tomislav medak

Que no se entienda mal, me refiero a los objetos de segunda mano. Berlín está lleno de mercadillos de objetos usados. El más famoso es el de Mauerpark, un equivalente al Rastro de Madrid o Els Encants de Barcelona, que abre los domingos. Pero el resto de días de la semana proliferan por todas partes de la ciudad, siendo el mercadillo turco de Maybachufer de martes y viernes en Kreuzberg, uno de los más populares. Es habitual ir allí a encontrar algún chollo en muebles, ropas o libros y también bicicletas usadas de origen incierto.

Me llamo Ciara Serrano y actualmente vivo y trabajo en Berlín en un buscador de viajes llamado GoEuro, perfecto para mí para poder planear mis viajes a Barcelona y conocer mejor Alemania.
La capital alemana lo tenía difícil, pero se ha convertido en mi segunda ciudad favorita en el mundo, sólo por detrás de mi amada Barcelona.

[lang_es] Aventuras en el Sur de Islandia [/lang_es] [lang_en] Adventures in the South of Iceland [/lang_en]

[lang_es]

Un viaje a Islandia no puede perderse una visita al sur, area menos explorada con una riqueza natural extrema: desde pintorescos pueblos como Vík, hasta glaciares y volcanes como el Eyjafjallajökull o Myrdalsjökull (si eres capaz de pronunciarlo!), majestuosas cascadas como Skógafoss o Seljalandsfoss, playas negras con hermosos pilares de basalto como los de Reynisdrangar, o una visita a la Westmanislands. Se podría llegar hasta Jökulsárlón, un increible lago con icebergs desprendidos del glaciar más grande de Islandia, el Vatnajökull! Existe de una carretera que conecta fácilmente Reykjavik con el sur, así que sólo es una cuestión de cuántos días dispones para explorar la zona.

Mi elección para visitar el Sur fue un tour menos concurrido con un toque de aventura, organizado por South Iceland Adventure, una empresa que ofrece viajes a medida para satisfacer las necesidades de sus clientes, especializada en viajes en Super Jeep a glaciares y volcanes, además de toda la gama de deportes de aventura como espeleología, senderismo, escalada, trekkings por glaciares, buceo y snorkle, etc. South Iceland Adventure ofrece posibilidades para todos los gustos: para familias que buscan una excursión a un glaciar o grupos que buscan una ruta más emocionante durante varios de días, o practicar deportes extremos en Islandia. Pero para obtener una experiencia única es necesario dar con la empresa mejor preparada. El propietario de SI Adventure, Sigurdur Bjarni Sveinsson y su equipo son montañeros experimentados y apasionados, entrenados en rescate y primeros auxilios, que te llevarán a los límites de la naturaleza -pero sólo si te atreves!

En Islandia nunca se puede estar seguro de que si el tiempo es un aliado o si juega en tu contra, en nuestro caso no estaba claro, por lo que decidimos confiar Sigurdur y unirnos a lo que ellos llaman una Aventura Sorpresa: ellos comprueban todas las opciones y segun el clima y las condiciones sugieren la mejor aventura para el día. Tomamos un Super Jeep y condujimos hasta las raíces del glaciar Eyjafjaöll, desde donde se puede apreciar una vista impresionante del glaciar. Desafortunadamente no tuvo mucho sentido subir hasta el cráter superior del Eyjafjallajökull debido al clima, por lo que en su lugar fuimos a la cascada Seljalandsfoss, y condujimos a lo largo de la playa negra Landeyjarhöfn, donde disfrutamos de una increible puesta de sol con las Westmanislands como fondo. La excursión fué completa, con trazos de aventura, glaciares, nieve, sol y playa!

Este ha sido un vistazo del Sur, una región donde una naturaleza indomable explota más allá del control humano, un lugar donde la naturaleza todavía posee el control. Hay pocos lugares donde uno puede ver y sentir esta energía y conexión con la Tierra.

[/lang_es]

[lang_en]

If there is one thing that you shouldn’t miss on a trip to Iceland is a visit to the South, a less explored area with a natural richness worth seeing: from picturesque villages like Vík, to glaciers and volcanoes like the Eyjafjallajökull or Myrdalsjökull (if you are able to spell it!), majestic waterfalls like Skógafoss or Seljalandsfoss, black sandy beaches with beautiful pillars of basalt like in Reynisdrangar, or a visit to the Westmanislands. If you wish, you could make it as long as to Jökulsárlón, a magnificent lake with icebergs melting from the biggest glacier in Iceland, the Vatnajökull! There is a road that connects easily Reykjavík with the South, now it’s just a matter of how many days you can spend to explore the area.

My choice for the South was a less crowded tour with a touch for adventure organized by South Iceland Adventure, a company offering tailored trips to meet their clients satisfaction, specialized in Super Jeep trips to the glaciers and volcanoes, but also offering all range of adventure sports such as caving, hiking, climbing, ice walking, scuba diving and snorkeling, etc. South Iceland Adventure offers possibilities for all tastes: families looking for a trekking glacier day trip, or groups seeking the most exciting several days route doing all the unimaginable things in Iceland. Now, to do this you need the best prepared company to get a real unique experience. The owner, Sigurdur Bjarni Sveinsson and his crew are well prepared, experienced and passionate mountaineers, rescue volunteers and first responders, who will take you into nature boundaries, only if you dare!

While in Iceland, you can never be sure if the weather is friend or foe, in our case it was a bit uncertain so we decided to trust Sigurdur and join what they call a SI Adventure Surprise Trip: they check all the options and according to the weather and conditions they suggest the best adventure for the day. In our case we took a Super Jeep and drove up the roots of the glacier Eyjafjaöll, where we had an amazing view of the glacier. Unfortunately it did not make much sense to go up all the way to the Eyjafjallajökull top crater because of the weather, so instead we drove to Seljalandsfoss, a majestic waterfall, and along the Landeyjarhöfn black beach, where we enjoyed a magnificent sunset with the Westmanislands in the background. It was a well rounded trip with bits of adventure, glacier, snow, sun and beach!

This has been a glimpse of the South,  a region where untamed nature explodes beyond the human control, a place where nature is still in control. There’s few places where one can see and feel this power and connection with the Earth.

[/lang_en]

Cómo viajar barato

Como ya hemos comentado por aquí varias veces, la clave de nuestro viaje ha sido el balance en todos los sentidos. Y uno de ellos, que no baladí, ha sido el balance económico. Y no en balde hemos terminado (o semi-terminado) con el mismo dinero con el que partimos, y sin haber reparado en gastos!

¿Cómo es posible hacer un viaje que dure indefinidamente (en teoría) sin gastar las perras? La opción evidente es trabajar. Viajas varios meses, y trabajas otros tantos. Puede ser legal o ilegalmente, para clientes locales o de casa. En trabajos profesionales, o menos profesionales, pero el caso es ganar dinero, y de paso estar quieto en la misma zona por unas semanas / meses.

Pero otra opción consiste obviamente en reducir los costes del viaje. Si nuestro presupuesto para un país determinado es de 40€ diarios, quizá esta cantidad se puede reducir sensiblemente mediante una serie de acciones y actividades muy sencillas. Y no estoy hablando de dormir en la calle, comer sobras y no hacer absolutamente ninguna actividad. En absoluto. Hablo de dormir en sitios de calidad, hacer actividades como skydiving, buceo, trakkings, etc. ¿El truco? Utilizar las herramientas que tenemos a nuestra disposición. Aquí os dejamos algunos ejemplos de tareas que se pueden hacer durante el viaje para ahorrar un poco!

  • Recepcionista o limpiador en hostales
    En muchos hostales para backpackers en Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda, acogen gratuitamente a viajeros que quieran dedicar unas pocas horas al día a tareas de limpieza o administración. No será el trabajo más agradecido del mundo pero podrás ahorrar una buena cantidad mientras viajas en paises “caros”. Cuanto más grande sea el hostal más posibilidades tendrás, y por preguntar no se pierde nada! (Eso si, no esperes tener un alojamiento de lujo!)
  • Experto en social media para hoteles y actividades
    En cierta manera, todos nosotros somos un poco expertos en social media. Todos manejamos facebook como si nada, tenemos cuentas de twitter y conocemos los mejores lugares para buscar referencias en internet. Sabemos que existe google maps, tripadvisor y otros cientos de webs.  ¿Por qué no ofrecer a un hotel u hostal unas cuantas horas para escribir referencias positivas, comentarios, activar perfiles online y generar artículos en webs? No son pocas horas las que se pueden dedicar si le dedicamos un rato a pensar, y con esto podemos conseguir noches gratis en muchos alojamientos. ¿Qué podemos hacer? Aquí algunas ideas: Crear una página en facebook y llenarla con mis amigos, un perfil de linkedin, referencias en tripadvisor, un enlace en wikitravel, comentarios en blogs que hablen de la zona, dejar referencias personales en foros de viajeros, etc.
  • Webmaster
    Técnicamente me estoy tirando piedras sobre mi propio tejado, ya que me dedico profesionalmente a esto. Pero seamos sinceros, hay muchísimos alojamientos o restaurantes que no se pueden permitir pagar a un desarrollador una página web. En muchos casos ni siquiera tienen los conocimientos para hacer algo sencillo ellos mismos. Vosotros podéis pensar “Bueno, es que yo tampoco se hacer una página web”. Y la contestación es que hay cientos de sitios online donde podéis crear sitios sencillos con muy poco esfuerzo. WordPress permite por un pago mínimo tener nuestro propio dominio y plantillas, de forma que solo es cuestión de poner un poco de contenido y unas cuantas fotos!
  • Escritor de artículos
    Si llevamos cierto tiempo viajando, es posible que ya tengamos un pequeño “ejército” de seguidores. Amigos en facebook, followers en twitter, seguidores de linkedin y otras redes sociales, y además, lectores de nuestro blog de viaje. Quizá no sean muchos, 500, 1000, 5000… esto tiene mucho valor como publicidad, sobre todo si lo añades a otras tareas como las que ya hemos comentado. Puedes ofrecer escribir un artículo recomendándo la zona donde estás, y especificando que ese restaurante / hotel / actividad es IMPERDIBLE.
  • Fotógrafo semiprofesional
    Las cámaras réflex (o SLR) ahora están al alcance de casi cualquiera. La reducción de precio que han tenido hace que prácticamente uno de cada dos backpackers llevan una bajo el brazo. Sin embargo muchos de ellos la usan únicamente en automático. Si somos de los que damos el salto al manual, leemos artículos de cómo hacer buenas fotografías, y nos dedicamos a aprender y a mejorar (y usamos distintos objetivos para distintas situaciones), es posible que nuestras fotografías vayan mejorando poco a poco. Muchos negocios que no tienen acceso a una cámara réflex (o a un fotógrafo profesional), pueden ver tus fotografías como una forma adicional de promocionarse. Además de entregarles las fotografías “royalty free” para que las usen comercialmente, también suele ayudar subirlas a internet con una pequeña marca de agua y la zona donde están, de forma que google images las encuentre, y junto a ellas veamos “Zona – Hotel Paco”.
  • Relaciones públicas
    Si somos más extrovertidos, siempre podemos usar la opción de ser relaciones públicas. ¿Qué es esto? Pues básicamente un comercial. Los hoteles estarán encantados de que les lleves nuevos huéspedes, los restaurantes de que les lleves comensales, los centros de buceo de que les lleves buceadores, y todo así. Algunos te ofrecerán un pequeño porcentaje en forma de comisión y otros te ofrecerán alojamiento, o alojamiento y comida. El viajero típico está muy cansado de encontrarse con locales intentando venderle sus  productos o llevarles a su hostal, sin embargo el “western” que habla buen inglés tiene muchas más oportunidades de llevarse el gato al agua. Y esto los negocios lo saben. Así que una buena forma de ganarse el alojamiento, la cena, y las cervezas, es recogiendo a todos los nuevos turistas y llevándolos a los sitios (decentes) que te ofrezcan mejor comisión!
  • Barman
    Una evolución natural del relaciones públicas, y que en muchas ocasiones se realiza simultáneamente (y que además es totalmente compatible, primero les llevas al hotel, y por la noche a tu bar). En algunos bares te pagarán una comisión de lo que vendas. En otros te darán alojamiento y cerveza gratis, en otros directamente te pagarán algo de dinero. Todo vale! Muchas veces, juntando varios trabajos de estos (donde ninguno requiere “jornada completa”, y se puede hacer mientras estás simplemente en la playa), puedes vivir sin gastar absolutamente nada durante ciertas temporadas.
  • Aupair / house sitting / cat o dog sitting
    Algo bastante común en Estados Unidos, pero también en otros países “desarrollados”. Mucha gente que sale de vacaciones y no puede llevarse a su mascota, contrata a alguien para que la cuide. Otros, no les gusta dejar su casa vacía durante demasiado tiempo (por posibles robos, regar las plantas, evitar averías…), y buscan a alguien que simplemente “mantenga la casa”, y otros, buscan gente “niñeras generalmente”, que les ayude con los bebés o niños. ¿El pago? Depende el trabajo, pero puede ser desde el “uso y disfrute” de la casa en particular, hasta un pequeño estipendio económico para el día que tengamos libre a tomar nuestras cervezas!

 

Por supuesto, puedes hacer todas estas cosas a la vez. Depende el precio de la actividad, o el alojamiento que quieres conseguir gratis, puedes ofrecer unas cosas u otras. Quizá para una cena para dos en un restaurante puedes ofrecer simplemente una sesión de fotos. Para varias noches en un hostal, la gestión de la reputación online, etc.

¿Cuándo funciona? La clave radica en dos factores: La cantidad de competencia del lugar, y la ocupación del sitio. Si un hotel está vacío, el coste para ellos de ofrecerte una habitación gratis es muy pequeño. Sin embargo si el hotel está lleno, estarían perdiendo un cliente que SI que pagaría. De la misma forma si es el único hotel en la zona es menos probable que estén dispuestos a negociar estas cosas, pero si se tienen que pelear con otros tantos negocios alrededor, tu propuesta es básicamente publicidad muy barata.

¿Qué otras formas conocéis de reducir los costes del viaje?

Nota: Entrar a un país con visado de turista, implica que no puedes entrar en ninguna acción comercial dentro de sus fronteras. Todo lo que hemos comentado son acciones comerciales, se paguen en dinero o en especies, y por tanto, es ilegal hacerlo! Todo el mundo lo hace y no suele haber problemas de ningún tipo, pero es importante no dar mucho el cante, y hacer como que somos un cliente si viene la policía :) Ah, y nosotros no os hemos contado esto!

Nota 2: Lo ideal, sin embargo, es hacer algún trabajo que ocupe poco tiempo, y con el que produzcamos no solo lo justo para vivir, sino para ahorrar y pagarnos el transporte al siguiente sitio, o incluso para ahorrar para el siguiente destino, que puede ser más caro!

Navidades en casa

Después de unos años, estas navidades toca pasarlas en familia.

Estas fiestas, las pasaremos a caballo entre Valladolid y Barcelona, degustando nuestra dieta favorita, ganando kilos, y cogiéndo fuerzas para seguir más adelante.

Si algun seguidor de este blog quiere un encuentro, que hable ahora, o calle para siempre!

Fechas:

Del 22 de diciembre al 2 de enero en Valladolid
Del 3 de enero al 8 de enero en Barcelona

Otro cambio de vida, de camino a Holanda

Nota: Este post sale con dos meses de retraso!

Después de estos dos años dando tumbos por el mundo, mi visión sobre la vida, y por qué ocurren las cosas ha cambiado bastante (como el atento lector habrá comprobado con la evolución de los artículos aquí publicados). De ser una persona totalmente empírica, de pensamiento científico y escéptica por naturaleza, a creeer en cierta manera en el destino y en que para algunas cosas, la vida confabula contra ti para que ocurran. Tanto para bien como para mal.

Hemos tenido ejemplos de esto durante todo el viaje. Cosas que no tenían por qué ocurrir y que por mucho que nos empeñábamos simplemente no salían bien, y cosas que nunca pensábamos podrían ocurrir, ocurren y con todos los factores necesarios. Oportunidades únicas aparecen, y al final todo sale bien. Y es que cuando uno hace las cosas bien, la vida te recompensa y te ofrece lo que de verdad quieres.

Mi carrera profesional siempre ha estado centrada en ser emprendedor, empresas de internet, etc. Soy un workohólico que dicen. Me encanta mi trabajo, me encanta iniciar proyectos y la euforia de lanzar cosas nuevas. De hecho en los últimos meses he estado promulgando el estilo de vida nómada (el que hemos llevado durante todo este viaje). Con el que uno puede trabajar y subsistir mientras viaja y se mueve por cualquier parte del mundo. Pues bien, este estilo de vida ha cambiado.

Los que me conocen saben que desde hacía tiempo le daba vueltas a hacer un MBA (Master in Business Administration). Que lo consideraba un paso importante en mi carrera, siempre que fuera en una escuela de negocios de prestigio, y que me daría el título que siempre me ha faltado (a este pobre ingeniero que nunca terminó la carrera). He tenido distintas oportunidades de hacerlo, pero cuando empezamos el viaje la idea se desvaneció completamente.

Durante el último mes, sin embargo, una oportunidad volvió a meterme la idea en la cabeza. La universidad de Nyenrode, la universidad de negocios más importante de Holanda, y de las más importantes de Europa, lanzaba un concurso donde ofrecían becas para estudiar su MBA Internacional. En un ataque de espontaneidad me decidí a participar escribiendo un pequeño ensayo de lo que consideraba “innovación”. Por supuesto sin muchas intenciones de ser escogido.

Varias semanas, y un par de fases después, me informaban de que estaba entre los 100 finalistas escogidos, y que tendría que exponer en 2 minutos a través de videoconferencia por qué soy la persona adecuada para recibir la beca. En esos momentos me encontraba en la escuela shaolin en china, donde la conexión no era nada buena, completamente insuficiente para hacer video por internet. Después de varios intentos lo conseguimos hacer a través de llamada telefónica.

2 horas después me comunicaban que les había impresionado mi currículum y mi espíritu emprendedor, y que me daban una de las becas del concurso. Una beca por valor de 32.500€ que cuesta un año de estudios en este programa. La sorpresa fue tremenda.

Como comentaba anteriormente, a veces las cosas ocurren por una razón, y esta parece ser una de ellas. Todo ha confabulado para que acabe ocurriendo. Por ejemplo, al mismo tiempo que conseguía la beca, Laura era ascendida en su trabajo a coordinadora de recursos humanos, trabajo que puede hacer de forma totalmente online.

Hasta el momento en que me dijeron “enhorabuena” no me había parado a pensar las implicaciones que esto tenía. Parar el viaje, posponer Tíbet, Nepal, dejar Sudamérica para otro momento, etc.. Y además arrastrar a Laura conmigo a Holanda! Sin embargo una oportunidad de este tipo no se puede desaprovechar, y ¡hey! Sudamérica no se va a mover del sitio…

La beca estaba ligada a pasar el proceso de admisión común para cualquier otro estudiante, que consiste en la redacción de varios ensayos, cartas de recomendación y sobre todo pasar el GMAT (General Management Admission Test). Un examen que prueba tus habilidades de crítica lectora, redacción correcta (en inglés) y habilidades matemáticas básicas). Se puntua de 0 a 800 puntos y en la universidad piden un mínimo de 600. Con 3 días para preparar el examen, y entre entrenamiento y entrenamiento de Kung Fu nos fuimos a Shanghai. Mi puntuación fue de 610.

Desde septiembre hasta el siguiente septiembre de 2012 estamos instalados en Breukelen, a medio camino entre Amsterdam y Utrecht, en un castillo de varios cientos de años. En cierta manera me sentiré como parte de los tercios viejos (un poco menos recio), pero reinvadiendo Flandes en nombre de la corona :) Esta vez, no tendré que reptar entre caponeras, sino lidiar entre trajes y corbatas y volver al mundo corporativo que tan poco me gusta pero que tanto echo de menos igualmente.

Nos vemos en Holanda!